martes, abril 23, 2013

Campesinos de Asoquimbo liberan tierras bajo dominio de Emgesa-Endesa-Enel


El 14 de abril, cerrando las urnas de las elecciones irregulares por la gobernación en el Departamento del Huila, se supo que el Voto en Blanco, la propuesta en contra la clase política regional, logro alrededor de 80.000 votos comparado a los 128.000 del candidato Carlos Mauricio Iriarte. Candidato que tuvo una campaña de varios cientos de millones de pesos mientras que el Voto en Blanco no tubo presupuesto y fue muy exitoso en todas las zonas del departamento donde se está luchando en contra distintos mega-proyectos. 
 
Esa misma noche, campesinos de la Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo-Asoquimbo de toda la región de afectación tomaron la finca “la Guipa”y“La Virginia” (vía de La Jagua a Tarquí, Municipio de Altamira) como manifestación en defensa del territorio y exigir el estado la suspensión del proyecto y la creación de una Reserva Campesina. 

“La Guipa” es una finca ganadera de 80 hectáreas que en su momento de producción empleaba más de 20 trabajadores permanentes de ganado de leche y carne. La finca “La Virginia” de aproximadamente 180 hectáreas empleaba más de 50 trabajadores y producía tabaco, arroz, maíz, sorgo, y también ganadería.  Estas fincas fueron compradas ilegalmente por la empresa que adquirió predios que eran parte de la economía y productividad de los habitantes locales.

Desde hace dos años Emgesa compro y abandono quitándole la productividad para varias familias, por ello campesinos han optado por recuperar las dos fincas y dan vida distintas comunidades presentes, se están formando grupos asociativos que se enfocaran en el cultivo de distintos alimentos y el pastoreo de ganado en los potreros. Los jóvenes del colectivo Jaguos por el Territorio están limpiando una parte de la orilla del río Magdalena, esperando la próxima luna menguante para sembrar una platanera, yuca y otros alimentos sin químicos y utilizando técnicas agro-ecológicas.  “Queremos recuperar y cuidar la naturaleza en nuestro territorio y proteger lugares sagrados que tenemos como los petroglifos” explico Rubén Trujillo un joven de La Jagua. 

Personas siguen llegando de todas partes del área de afectación en este esfuerzo colectivo por la recuperación de las tierras que estas personas han trabajado por siglos, manteniendo las cadenas productivas de la región y que hoy en día la empresa multinacional Emgesa-Endesa-Enel  controla y no permite que las comunidades locales vivan de ellas. 

Los campesinos están gestionando para las semillas, ACPM y maquinaria para poner a producir estas tierras de nuevo. El hambre y el desempleo de la población local han llegado a estos extremos que la liberación del territorio por y para sus habitantes ha sido la vía de hecho escogido.

Los afectados del P.H. El Quimbo están liberando las fincas demandando que se suspende de manera permanente las licencias ambientales del P.H. El Quimbo, el Plan Maestro de Aprovechamiento del río Magdalena y las actividades de la petrolera Emerald Energy en la zona del Páramo de Miraflores y que de manera inmediato se vaya constituyendo una Reserva Campesina Agro-Alimentaria en las áreas de afectación.  
 
Interesados en apoyar el proceso de defensa y liberación del territorio por favor contacte a la Asociación de Afectados del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo- ASOQUIMBO. 


Cel: 3138417749 – 3212097866.
http://www.quimbo.com.co