martes, abril 22, 2014

Polinizando en Toribio y Tacueyó



En este camino de Polinizaciones tenemos una prioridad de mantener las relaciones y comunicaciones con las personas y comunidades con quien hemos tenido la oportunidad de conocer y compartir. Reconocemos las dinámicas que muchas personas que andan y a veces llegan a comunidades donde las personas les abren las puertas con mucho cariño y nunca vuelven. Nos parece triste que las personas que tienen el privilegio de andar no tomen en cuenta las comunidades que les abren las puertas. Desde que embarcamos en este camino de Polinizaciones hemos tenido esta claridad y aunque por falta de capacidad económica no hemos podido volver a todas las comunidades que nos han recibido en algún momento, tenemos la tarea pendiente de mantener estas relaciones y volver a seguir conociendo, compartiendo y caminando. Afortunadamente en este viaje hemos tenido la oportunidad de retomar estas relaciones, primero en Cali y después en el Departamento del Cauca donde pudimos volver a comunidades que conocimos cuando iniciamos en este proceso y también conocer nuevas comunidades y procesos.

Un proceso que hemos conocido desde hace mucho tiempo por la fortaleza de su comunicación  propia es la de las comunidades de la Nación Nasa del norte del Cauca. Aunque en el pasado pudimos conocer y trabajar con comunidades Nasa en el Municipio de Caldono y en Tierradentro esta fue la primera vez de poder conocer y compartir con comunerxs de los resguardos de Toribio y Tacueyó. Aunque Toribio es más conocido como un lugar violento por la guerra y ha sido demonizado por los medios de comunicación por ejemplo con el imagen del soldado llorando cuando la Guardia Indígena estaba liberando el Cerro de Berlín, sabemos que también es un territorio habitado por comunidades recursivas dispuestos de usar la creatividad para conseguir sus necesidades.

Por medio de los compañeros de la Minga de Muralistas pudimos llegar a este territorio y conocer más de los procesos de lucha, resistencia y defensa de este territorio.  La Minga de Muralistas se hizo con el propósito de crear un imaginario diferente para la comunidad de Toribio a través del arte. Un grupo de artistas y líderes de la comunidad soñaron con realizar la minga artística, con el propósito de convertir a Toribio en un museo de arte al aire libre, el cual permite recuperar los aspectos de identidad cultural Nasa, y a la vez fortalecer la representación de la comunidad a partir de la conservación de los espacios públicos a través de los murales. Desde entonces los integrantes de la Minga de Muralistas siguen pintando todo el territorio del norte del Cauca y ya hay conversaciones de llevar la Minga al Putumayo y el Huila.

Durante nuestro tiempo en Toribio El Centro de Educación, Capacitación e Investigación para el Desarrollo Integral de la Comunidad- CECIDIC  fue la base de nuestras operaciones. Él CECIDIC se considera “un punto de encuentro de diferentes alternativas educativas que ofrece a las comunidades indígenas, campesinas, mestizas y afros espacios de formación y acompañamiento a niñas,  niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, como apoyo a la construcción de sus planes de vida integrales e interculturales aportando, al fortalecimiento de la diversidad étnica cultural y biológica de Colombia”.  Estando en el CECIDIC realmente fue algo increíble, un colegio-universidad con estudiantes indígenas Nasa, de otros pueblos indígenas y Afros con proyectos de fortalecimiento de lengua propia, un taller de serigrafía, un taller de soldadura, y áreas de  estudio de agroecología y comunicaciones. En la Tienda Cooperativa del CECIDIC se encuentra la línea de ropa propia, Maensu, diseñada con estampados del taller de serigrafía, los jabones orgánicos Yu´ce Nasa hechos allí y también el Kwesx Café.  

La primera actividad en que participamos fue en el posicionamiento de los cabildos estudiantiles que ocurrió en el polideportivo de Tacueyo. El proceso de los cabildos estudiantiles es como la juventud se articula a los procesos organizativos de la comunidad y su pueblo. Durante todo el evento los telones de Mesoamérica Resiste y Plan Colombia adornaron el espacio en donde muchas personas lo admiraron y tomaron sus fotos en frente de ellas. Después del evento un grupo de profesores se reunieron y pudimos presentarles Mesoamérica Resiste y el trabajo de Polinizaciones dejando copias del afiche con profesorxs que trabajan la lengua Nasa Yuwe y quedaron con el reto de cómo trabajarlo en lengua propia.

En Toribio pudimos pasar por la Cooperativa del Proyecto NASA donde se ofrecía una marca propia de jugo natural Fxinze y yogur de mora en Bolsa de la Lácteos San Luis, todas empresas comunitarias,  también ofrecen trucha de la Piscícola Juan Tama en Tacueyó.   En la cooperativa y farmacia Droguería Central también se tiene una variedad de medicinas y remedios a base de plantas y otras sustancias naturales para todo tipo de enfermedad. Arriba de la farmacia esta Nasa Estéreo donde participamos en una entrevista  hablando todo sobre Mesoamérica Resiste, mega proyectos y el trabajo de las abejas. En más de una ocasión durante los días en Toribio sentimos y dijimos en voz alta que sentimos que estábamos en la escena de la economía solidaria, el panal, de la ilustración de Proyecto Mesoamérica.  

El segundo día era talleres de análisis colectivo y explicaciones a grupos de cientos de estudiantes y profesores todo el día en el CECIDIC.  Muchas estudiantes de todos los cursos tuvieron sus momentos de mirar los telones de cerca, participar en el entenderlo mientras otros estudiantes del programa de comunicaciones grababan video, audio y tomaban fotos durante la actividad. Durante el análisis colectivo dábamos la opción a lxs estudiantes de poder presentar las escenas de cada grupo en castellano o Nasa Yuwe, la mayoría solo presentaron en castellano sino un grupo de estudiantes que si presentaron en su lengua propia.

Conociendo las actividades de la zona, fue muy fácil aterrizar ciertos conceptos de Mesoamérica Resiste a la realidad que viven las personas en norte del Cauca. La militarización y la guerra pero también la resistencia hacia ella, una economía solidaria ante la amenaza de desplazamiento y monocultivos. Por la parte alta de Tacueyó hay una zona de páramo donde se está intentando instalar un batallón de alta montaña para facilitar una carretera que se piensa crear facilitando el movimiento de comercio desde la costa Pacífica hasta el puerto en Honda, Tolima parte del Plan de Aprovechamiento del río Magdalena. En todos los espacios donde pudimos compartir las campañas gráficas las personas, estudiantes, profesores y otrxs apreciaron el aspecto artístico al igual de lo didáctico e informativo los dibujos.  

Seguimos con el efecto de gira que el tiempo es demasiado corto en cada lugar, sobre todo apenas conocimos Toribio , San Francisco y Tacueyó,  y como tanto lugar donde hemos polinizado, tenemos que volver. Sabemos que con la nueva familia en el norte del Cauca hay tanto pa´ recorrer juntos. Vimos porque un lugar como este vive tan azotado por la guerra y a la vez como las comunidades logran conseguir sus necesidades por métodos propios llegando a un nivel admirable de auto subsistencia  que otras comunidades con más posibilidades no logran. Nos fuimos con la posibilidad de trabajar con otras abejitas y animales que sueñan, saben y viven una resistencia de colores, formas, arte y cultura, música, siembra y trueque, chicha y … vemos más cerca la realidad de poder en un futuro ojala no muy lejano, llevar el Minga de Muralistas a nuestros territorios y poder crear una nueva campaña gráfica sobre un nuevo tema hecho por un nuevo grupo de polinizadores de acá, y queremos eso incluya la nueva familia del norte del Cauca. A ver cómo se logra esa metamorfosis.

domingo, abril 20, 2014

El vuelo artístico y social de La Colmena

Original: Suregión, Autora: Laura Perdomo

El vuelo artístico y social de La Colmena

Desde el año 2007, La Colmena llegó a Colombia para tejer sentido y reflexión sobre las problemáticas globales ligadas al territorio y sus pueblos. 
 
La primera impresión puede ser un desorden de imágenes a blanco y negro distribuidas en un telón. En la parte superior de éste, el título Plan Mesoamérica sobresale como la única leyenda de la gráfica. Jonathan Luna expone a un grupo de estudiantes la representación visual, la cual refleja varias problemáticas sociales y culturales que acontecen a nivel global.

Mesoamérica Resiste hace parte del grupo de campañas gráficas que produce, difunde y socializa el Colectivo de diseño La Colmena, un equipo investigativo que acompaña comunidades de diferentes países de Latinoamérica, en aras de visibilizar flagelos transversales relacionados con el territorio, economía, cultura, medio ambiente, y otros, “a través del dibujo como método comunicativo que traspasa fronteras lingüísticas, culturales o de niveles de educación formal e informal”, manifiesta Jonathan.

En la costa sureste del estado de Maine en Estados Unidos, La Colmena tiene su sede principal donde “normalmente hay entre 15 y 20 abejas comprometidas con promover nuestro trabajo y llevarlo adelante de manera constante”, según declaran en su página web. Fundado en el año 2000, tienen labores permanentes en Colombia, Canadá, México y Guatemala.

Jonathan Luna es un joven que hace parte de La Colmena. Su vida se movió entre USA y Colombia antes de habitar definitivamente el país suramericano donde tiene raíces, con el propósito de continuar el proceso trazado con el colectivo. Hoy, desde su experiencia y conocimientos, le aporta sustancialmente al desarrollo de estas propuestas artísticas.

 


¿Qué son las Campañas Gráficas?

 
 Desde el año 2007, La Colmena llegó a Colombia para tejer sentido y reflexión sobre las problemáticas globales ligadas al territorio y sus pueblos. Dichas Campañas consisten en unos grandes telones que se socializan, los cuales son resultado de una investigación directa que se desarrolla con comunidades. “Hacemos una especie de traducción de la palabra a la imagen y por medio de esos dibujos creamos murales que además de ser obras de arte, van más allá y cumplen con unas necesidades pedagógicas y educativas”, manifestó Jonathan.

Hasta la fecha, se han elaborado cuatro campañas que abarcan temas como: Tratados de Libre Comercio (TLC-ALCA), Guerra contra el narcotráfico y Plan Colombia; Minería y Carbón; y Mesoamérica Resiste, ésta última que se divulga actualmente en distintos escenarios del país.

Mesoamérica Resiste tiene nueve años de trabajo. Se inició con una gira de investigación en noviembre de 2003 que recorrió todo México hasta llegar a la frontera con Colombia. Desde entonces, se hicieron tres borradores en diálogo con aquellos que vivían problemáticas relacionadas con minería, proyectos turísticos, represas, militarización, violencia, monocultivos, entre otros. “Abordando todas esas experiencias creamos metáforas y simbolismos que cruzan culturas y regiones, para sustituirse gráficamente”, expresó Jonathan frente al proceso de creación de la campaña.

En esencia, las campañas buscan que las comunidades se vean reflejadas en cada ilustración y cualquier persona del mundo vea y entienda las historias que las inspiraron.

“Los que realizaron el telón no sólo fueron diseñadores, ilustradores o artistas, sino investigadores, pedagogos, y aquellos inmersos en la gestión de difusión. Se requiere mucho más de la habilidad de dibujar para crear una obra artística, en este caso”, añadió Jonathan.


Tejidos sociales, artísticos y comunitarios en Colombia

Numerosos han sido los procesos comunitarios que este colectivo ha acompañado. Mesoamérica Resiste ha estado en países como Venezuela y Ecuador, además de socializarse en distintos lugares de Colombia. La difusión de estas campañas ha permitido expresar que lo que viven las personas representadas en los murales puede suceder en cualquier parte del mundo.

A través de la iniciativa denominada Polinizaciones, gestada por integrantes de La Comena, se comparten obras gráficas con comunidades que impulsan procesos que defienden los territorios amenazados por proyectos extractivos.

En el Huila, tienen un área de trabajo permanente con personas afectadas por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo en el municipio de La Jagua, denominado Jaguos por el territorio, y del cual Jonathan Luna es colaborador activo.

Los wayuú en La Guajira, campesinos en el Huila, indígenas del Putumayo asolados por la megaminería y el petróleo, son algunas de las poblaciones que han acompañado en procesos de representación a través de la imagen. También, las articulaciones con organizaciones y movimientos son múltiples: Red Juvenil de Medellín, Movimiento Ríos Vivos, Colectivo de Comunicación Territorio Tamabioy (Valle de Sibundoy, Putumayo), Cefic (Propuesta Educativa del Consejo Regional Indígena del Cauca), Fuerza de Mujeres Wayuu (Guajira), pueblos indígenas guambianos (Cauca) y diferentes universidades del país.


El siguiente viaje de las abejas

Seguir difundiendo los telones gráficos es uno de los pasos en la continuación del proyecto. De igual forma, la idea de nuevas propuestas de campañas está presente. No obstante, dado el carácter de autogestión que posee el colectivo, Jonathan comenta que se deben mirar aspectos logísticos y de tiempo, “pues toca ver qué está en nuestra capacidad como grupo. Ésta última campaña fueron nueve años de trabajo y no queremos otro proyecto con esa duración”.

Por lo pronto siguen recorriendo el país. Recientemente participaron en la apertura de la exposición Contraexpediciones con la socialización del trabajo Mesoamérica Resiste, en el Museo de Antioquia en Medellín.

jueves, abril 17, 2014

Photo Essay: The Beehive Collective's First Tour in Colombia of the New Graphic Campaign ‘Mesoamérica Resiste’

Original: Upside Down World

After nine years of research and illustration, the Beehive Design Collective launched their latest graphic campaign, Mesoamérica Resiste, in December of last year. Mesoamérica Resiste is the third installment in a trilogy about globalization in the Americas (following earlier graphics about the FTAA and Plan Colombia). This graphic campaign was directly researched with communities from Mexico, Central America, and Colombia who are impacted by the Mesoamerican Integration and Development Project, a neoliberal regional development plan formerly known as Plan Puebla Panama. Since fundraising for a big initial print run of posters and banners last year, the Bees have been actively buzzing across the hemisphere using these illustrated popular education tools to pollinate resistance in communities facing resource-extraction industries, militarization, and forced displacement.

 Since late last year, pollinators involved with the project Polinizaciones have been facilitating workshops of Mesoamérica Resiste and sharing posters with communities from Petén, Guatemala to Caquetá, Colombia. In February 2014, the Beehive was invited to participate in an artist residency with the Museo de Antioquia of Medellin, Colombia, as part of Contraexpediciones (Counter Expeditions).


The residencies invited 16 artists and collectives to work with communities in the Department of Antioquia to create artistic pieces regarding territory, identity, and the conflicts that are many times present. Polinizaciones, along with muralist Guache Street Art, adapted the Beehive’s research methods of creating graphic campaigns to create numerous murals against gold mining in Farallones, Ciudad Bolivar, in a collective process with students from the local school and community members from an environmental working group. An exhibit of photos documenting this process is now on display at the Museo de Antioquia until June, as part of Contraexpediciones.


Following the artist residency, the pollinators of Polinizaciones toured and brought Mesoamérica Resiste to a variety of rural and urban communities living the realities depicted in the graphic. In Medellin, weeks before the city hosted the World Urban Forum,we painted murals and shared with communities suffering the impacts of gentrification. In the Department of Caldas there was a showing in the city of Manizales, and we also spent a week visiting different schools and community spaces in the Indigenous Reserve of San Lorenzo of the Embera Chamí People.


In the city of Cali, Bees presented the Mesoamérica Resiste graphic in different public settings including the University of Valle and the San Antonio hill. In the Agua Blanca District of the city, a workshop was held with the youth of the Theatre Circus Capuchini. In the north of the Department of Cauca, pollinators visited the indigenous Nasa communities of Toribio and Tacueyo. In Tacueyo, the Bees were present for the swearing in of this year´s Student Indigenous Guard and in Toribio, at the CECIDIC educational center, numerous workshops were done with students. In the area of Silvia in Central Cauca, Mesoamérica Resiste was shared in schools of the Kiswo People and Misak People, as well as at the Misak University and community radio station.


In Cauca, our last stop was the city of Popayan, where Mesoamérica Resiste was shared in spaces such as the Colectivo Cultural Wiphala, the local SENA, and the University of Cauca. The tour finished in La Jagua, Huila, a community impacted by the Quimbo Hydroelectric Project. The two-day event in La Jagua included a showing of all four major graphic campaigns of the Beehive, plus a presentation of Mesoamérica Resiste and a drawing workshop the following day. While this tour has ended, the work of sharing the Mesoamérica Resiste graphic and cross-pollinating stories with communities all over the hemisphere continues.

miércoles, abril 09, 2014

ARTE Y REBELDÍA, UN COCTEL DELICIOSO ( NOTA de la REVISTA i.LETRADA)

ARTE Y REBELDÍA, UN COCTEL DELICIOSO

Sobre un cartel, la Colmena inyectó de tinta a los animales y plantas de nuestra América Latina para que se lancen a defender la autonomía de los territorios y su gente. Hacer frente a los mega-proyectos que pretenden tapar la resistencia con sus alfombras de progreso son las luchas que se dan en esta fábula de la vida real...   (LEER MÁS)