viernes, noviembre 07, 2014

Polinizando nuevas comunidades del Río Yuma en el sur del Huila

Hace unos meses las abejas del Huila que anduvimos en otros recorridos retornamos a nuestro territorio en el Alto Yuma (Magdalena). Por medio de nuestro trabajo y acompañamiento con la comunidad de La Jagua y los distintos grupos del Movimiento Ríos Vivos en el Huila pudimos conocer un municipio en el sur del departamento donde no habíamos estado antes, Oporapa.

El Municipio de Oporapa se encuentra entre el Río Magdalena y la Cordillera Central en el punto en donde la bio región del Alto Magdalena empieza a subir, uniendo las tres cordilleras en lo que es el Macizo Colombiano.  Este territorio que es netamente cafetero y es uno de muchos que está en la zona de afectación del Plan Maestro de Aprovechamiento del Río Magdalena impulsado por el gobierno colombiano por medio de CORMAGDALENA y por la empresa estatal China, Hydrochina. Más específico, es en la vereda del Paraguay es donde se piensa construir el Proyecto Hidroeléctrico Oporapa de la cual Emgesa ya envío una solicitud para el otorgamiento de la licencia ambiental para este proyecto a l Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

Desde los múltiples paros agrarios que ocurrieron en el año 2013 y en varios momentos que ingenieros "chinos" y "gringos" han aparecido en la zona tomando muestras, los Oporapenses y sobre todo los y las Paragualeños han demostrado una claridad en la importancia de defender su territorio. Por medio de la Asociación No a las Represas en el Huila (Asonareh) pudimos llegar y conocer la comunidad de la Vereda del Paraguay. Asonareh es una organización campesina integrada por niños, niñas, jóvenes, mamas, papas, abuelos y abuela, es decir la comunidad entera. Aunque a juventud ha asumido el compromiso de coordinar y liderar el proceso de Asonareh y la defensa de su territorio pero siempre con el acompañamiento y participación de la niñez, adultos y personas mayores de la comunidad.

En la segunda visita que tuvimos al Paraguay con la ayuda de Asonareh pudimos proyectar unas películas sobre represas y también explorar y explicar la campaña gráfica de Mesoamérica Resiste.  Por medio del trabajo colectivo de conocer Mesoamérica Resiste aprendimos de otras problemáticas que existen en la zona además del Proyecto Hidroeléctrico Oporapa. Además de represas y generación eléctrica, Emgesa busca comprar los nacimientos de varios ríos y quebradas incluyendo la Quebrada Negra que pasa por el municipio de Oporapa. También en esta zona, se ve toda la problemática asociada con la tala de bosque para la expansión de los monocultivos de café y lulo, que también sucede cerca de nacimientos de agua, destruye bosque andino y sobre todo el cultivo de lulo requiere de muchos agro tóxicos que perjudican a todos los seres vivientes del entorno o río abajo de los cultivos.

Desde esta primera visita las abejas del Huila hemos tenido la oportunidad de seguir visitando la Vereda del Paraguay y otras comunidades en el Huila en procesos de defensa territorial por medio de nuestra articulación al proceso de Geocoreografias impulsado por el colectivo Jaguos por el Territorio. Pronto les contaremos de esta iniciativa ya en marcha en aras de fortalecer el uso del arte y la comunicación desde las mismas comunidades, defendiendo sus territorios de las políticas del extractivismo en el centro y sur del Huila. 

jueves, noviembre 06, 2014

Mesoamérica Resiste en el Resguardo Indígena de Quichaya (Silvia, Cauca)

Nos encontramos con los docentes de la Institución Educativa de Quichaya, ellos queriendo saber sobre la “realidad latinoamericana” actual, nosotros con ganas de escuchar nuevas palabras y voces que nos inspiren para fortalecer procesos de transformación social. Decidimos entonces invitar a los participantes a dividirnos en 5 grupos, dos analizaron el telón de “Plan Mesoamérica” y los otros tres el telón de Mesoamérica Resiste. Algunos docentes mostraron su interés en analizar de cuáles son los procesos de colonización que siguen sucediendo en su territorio como las formas de hacer endeudar al campesinado en su tierra, como las políticas económicas y ambientales del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Mundial de Comercio que fueron mucho más fácil de explicar y compartir entre todos y todas sin ningún manual pero sí con sentido común observando bien la ilustración y comprendiendo como esas políticas nos están afectando directamente.

También fue esclarecedor para todos y todas que la cultura de consumo está tan inmersa en las comunidades que no estamos viendo críticamente que alimentos estamos consumiendo y que cultura estamos también consumiendo. Hablando de la importancia del mercado, como un banco de semillas vivo, nos cuentan que el mercado de Silvia, conocido por su diversidad y colorido cada vez se ha ido debilitando, se ve allí que cada vez son menos los productos propios y más los productos externos y que esto es una especie de “medidor” para saber que está sembrando la gente, que estamos produciendo, sin embargo reconocimos que a diferencia de otros pueblos sigue siendo un espacio de encuentro, de semillas, de alimentos propios, de intercambio con otros productos de la parte baja.

En la escena del parto todos los participantes hablaron de la importancia del parto natural y que esas eran plantas medicinales, listo! Preguntamos a los hombres cuáles eran esas plantas, algunos compañeros indígenas sabían otros no, pero definitivamente los docentes hombres que no son de la comunidad no sabían, a pesar de que en el Silvia (su caso urbano) las parteras y sus servicios son muy solicitados! Comenzaron entonces a preguntarse entre ellos cuáles eran esas plantas, que es eso de alimentos “fríos” y “calientes”.

Para todos fue bien importante hablar de la asamblea, un espacio muy importante aun en algunas comunidades pero que se ha venido debilitando, tal vez por abuso de algunos dirigentes, sin embargo los compañeros y compañeras de la comunidad lo siguen defiendo como la máxima autoridad, como el espacio primero para tomar decisiones.

Después de analizar, reír y llorar “Mesoamérica resiste” vimos el documental “Minerita”, que cuenta la historia de la minería en el cerro de Potosí a través de la historia de vida de tres mujeres y como ellas tienen que sufrir mucho más que los hombres: conseguir para subsistir y cuidarse de ser violentadas por los mineros en cualquier momento. Las mujeres docentes estaban impactadas hablando de la “berraquera” de esas mujeres, pero también se dijo de cómo esta situación pasa en la comunidad de Quichaya, como esa violencia hacia la mujer sigue sucediendo muchas veces como algo que es “normal” y que no se está discutiendo a profundidad. 

Nuestra intención más que “enseñar” era compartir y escuchar la palabra de la gente que día a día está construyendo comunidad, bueno y  no vamos a decir mentiras, que no son “todos” los docentes los que están metidos en esto, pero al menos dejar algo de picante en el corazón y el pensamiento de cada uno y de cada una, algo de digna rabia.

martes, noviembre 04, 2014

Polinizando Mesoamérica Resiste en La Guajira



En el año 2007 Polinizaciones inicia con muchas expectativas sobre su propósito de brindar apoyo  al desarrollo y manejo de medios para unos jóvenes Wayuu en la ciudad de Riohacha, La Guajira, Colombia que se organizaron a raíz de los hechos de Bahía Portete en el año 2004.

Desde entonces hemos tenido varios retornos a La Guajira acompañados de diferentes personas y grupos del pueblo Wayuu.  Ha sido una diversidad de experiencias que nos ha enseñado mucho a lo largo de nuestro vuelo polinizador que con el tiempo nos han ayudado en mejorar nuestra labor de compartir, aprender, articular y fortalecer diversas experiencias de defensa territorial por medio del arte, cultura, comunicación y la lúdica.

En esta visita queríamos acercarnos de nuevo a una comunidad en el sur de La Guajira que pudimos visitar en una ocasión hace unos año pero por problemas de amenazas a personas de comunidades denunciando la explotación de la minería de carbón no se pudo visitar en esta ocasión. Queda pendiente el poder volver.

En esta ocasión pudimos conocer un poco más del trabajo de la organización Yanama que tiene una trayectoria larga de estar desarrollando la educación bilingüe (castellano-wayunnaiki) e intercultural para la niñez y juventud Wayuu en todo el departamento de La Guajira. La Organización Indígena de La Guajira Yanama, se fundó en el año de 1.975 con el propósito es construir un modelo político, social, educativo y cultural que despierte e impulse de forma colectiva, el desarrollo de las comunidades indígenas del Departamento de La Guajira.

En el campo educativo, Yanama diseñó e implementó en la década de los años 80, el programa de Educación Intercultural Bilingüe, uno de las primeras propuestas en el país en la construcción e implementación de procesos educativos pertinentes para pueblos indígenas. Actualmente con el Plan de Formación y Capacitación para docentes y autoridades tradicionales, se busca fortalecer el que hacer pedagógico del dinamizador de aula, teniendo como ejes transversales fundamentales: la investigación, la pedagogía propia, la cultura y el idioma del pueblo Wayuu.

Yanama también tiene un campo de trabajo en la Comunicación propia e intercultural y como integrante de la Red de Comunicación del Pueblo Wayuu Pütchimaajana acompañó  la primera experiencia de la Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu junto a Fuerza de Mujeres Wayuu entre otras organizaciones que conforman la mencionada Red.


En esta ocasión pudimos visitar al Internado Indígena Akua´ipa en el Municipio de Albania administrado por Yanama. Este Internado fue construido por la mega-mina de carbón el Cerrejon y se supone que debería contar con ciertas infraestructuras como centro educativo, aunque los profesores y la administración del colegio adelantan el mejor trabajo que pueden, es una lucha constante para que la empresa ayude con cosas como el transporte, alimentación y actualmente el internado no tiene internet.

En una presentación que hicimos con los estudiantes de once grado se socializó Mesoamérica Resiste y brevemente el Verdadero Costo del Carbón. Como hay estudiantes Wayuu de toda La Guajira y el internado está cerca de la ferroviaria que saca el carbón, la gran mayoría conocían muy bien las problemáticas de la minería de carbón y también otros conceptos como la escena de turismo.


Aunque todxs detalladamente escuchaba las explicación fueron uno que otra persona que se animaba a tomar la palabra y relatar con excelencia de cómo estaban viviendo esas realidades en su territorio. Durante el taller varios estudiantes nos ayudaban aprender los nombres de ciertos animales en wayuunaiki por ejemplo; erü es perro, musa es gato, puulikü es burro, uyaala es venado y ya sabíamos que jeyuu es hormiga y wunuu’ain es abeja.

Unas cosas suceden cuando tienen que suceder. Llevamos años polinizando y conociendo La Guajira, y aunque hay personas de todo el mundo que vienen a este territorio con el propósito explícito de ir a lugares como el Cabo de la Vela, las salinas de Manaure, el Santuario de Flamencos y la Serranía de Macuira nosotras realmente nunca hemos tenido el momento de ir a conocer estos lugares que son sitios sagrados no son simples destinos turísticos. 
Pues finalmente en esta ocasión se nos presentó la oportunidad de ir a conocer al Cabo de la Vela.
 
Más bien conocido como Jepira, el Cabo de la Vela según la cosmovisión Wayuu es donde todos los espíritus de lxs muertos viajan para ir a lo que espera los humanos después de la muerte. Jepira es la “casa de los Wayuu muertos”. Hace unos 25-30 años Jepira no era una atracción turística, no llegaba nadie de afuera, vivían pocas familias Wayuu, no había agua dulce y las pocas personas vivían de sus chivos y la pesca. Hasta las personas de los clanes a quienes les pertenece este territorio, la mayoría andaban en Bahía Portete ya que allí había trabajo cargando y desencargando los buques que traían y llevaban mercancía sobre todo en la apertura económica de los años 90.

Hoy en día el Cabo de la Vela es la gran atracción turística de La Guajira que está haciendo azotado por grandes cantidades de turistas que están llegando muchas veces con poca importancia de como su llegada a este territorio lejano con cultura propia y de ecosistema sensible puede ser perjudicado por su presencia. A raíz que el lugar se volvió turístico todo tipo de persona, Wayuu y no-Wayuu, que no son de allí han llegado para abrir sus hoteles y negocios.

Como Jepira es parte del territorio Wayuu es un territorio que pertenece a ciertos clanes y familias, estos derechos territoriales no solamente son pisoteados por otras personas que llegan queriendo generar su propio ingreso pero son completamente desconocidos por empresas hoteleras y los funcionarios públicos que promueven el gran desarrollo turístico en estas zonas que llevan a cabo el desplazamiento forzoso de las comunidades originarias.

 

No falta que una gran cantidad de personas en estas zonas vulnerables traen mucha basura, generan mucho ruido, se tiene que traer toda el agua que consumen y su presencia elevada perjudica a los hábitos de los animales, las plantas e incrementa la erosión de los suelos.

Mientras nuestra estadía en Jepira tuvimos el privilegio de quedarnos en la Rancheria Utta, un hotel administrado por una familia de uno de los Clanes originarios de Jepira. Rancheria Utta es el resultado de años de trabajo y esfuerzo para crear una alternativa de etno.turismo guiados por la voz de los mayores que marcan el camino. Utta es un proyecto completamente indígena y todas las personas quienes laboran allí son nativos que conservan su lengua, cultura y costumbres.

En toda la área de Utta y en los recorridos ellos ofrecen a los visitantes se pide que se respeta normas como; no tirar basura y llevársela cuando se van, no comprar o consumir productos de animales nativos sobre todo los que están en vía de extinción como la tortuga marina y también no acampar en los cerros sobre Kaimachi (pilón de azucar), el Lojou (ojo de agua) y el faro ya que son sitios sagrados y de ecosistemas sensibles.

Uno no esperaría que mostrar el telón de Mesoamérica Resiste con sus críticas muy fuertes al tema del turismo en un espacio lleno de turistas sería lo más apropiado, sino con permiso de nuestrxs amigxs de Utta, lo arriesgamos.
El resultado fue muy bonito, una mezcla de personas de todas partes visitando este territorio tan importante y las personas habitantes propias de la región escuchando, compartiendo y valorando el trabajo. Todas las personas tuvieron mucha sensibilidad y reflexión con los temas y se generó una conversación interesante que nos llevó a trasnochar un poco.

La Guajira, es un territorio grande y amplio de un pueblo, de una nación, Wayuu, sin embargo la diversidad de personas, experiencias, ecosistemas y paisajes lleva que cada vez que estas wunuu’ain (abeja) viene por estos lados, nos vamos con nuevas experiencias y conocimientos, reflexiones y transformaciones. Como siempre, el tiempo es muy corto y quedamos con el compromiso de volver a compartir con todxs los amigxs que hemos regado por este territorio de esta y otras visitas.
Ya van siete años desde las abejitas comenzamos este rumbo y las personas Wayuu, el territorio y sus habitantes no humanas siguen siendo una inspiración para nuestras polinizaciones, hasta la próxima.

PD—Le queremos recordar a los estudiantes del grado 11 del Internado Indígena Akua´ipa, que quedamos pendientes en volver a compartir y trabajar más con ustedes si logran la traducción de la cartilla narrativa de “Mesoamérica Resiste” del castellano al wayuunaiki. Si nos tienen preguntas nos pueden contactar por medio de
polinizaciones@gmail.com.

martes, septiembre 02, 2014

Pollinating with Maikiralasalii, the Socuy River and the whole Maracaibo Estuary

When we went up to the communities of Wayuumaana and Kasusaain for the first time in 2008, we were mesmerized by the struggle and clarity of the Wayuu that live alongside the Socuy river, defending this territory and the principal artery that supplies Maracaibo with their water. Now once more we went to visit and update ourselves on this struggle for land, water, and dignity.


During this visit we saw that the work of nurseries of native trees to create biocorridors for wild animals and organic crops continues on, along with the breeding of red-footed tortoise, an initiative to save these animals from ending up as the lunch of other inhabitants of the Sierra. Another part of the process of defending this territory, and the fight against coal mining, Autonomous Indigenous Organization Maikiralasalii is implementing its own development that respects the Wayuu view of the land and assures that future Wayuu generations will be able to live in this area and enjoy the same things as those who live there now. This time we saw that the level of the Socuy River was the lowest we'd ever seen it, more evidence of the hard summer that is hitting here as a consequence of the El Niño climate phenomenon.

There are certain things that are very particular and beautiful about these communities that have astonished many people who have visited here including many positions on certain subjects that clash with the stereotype of the Wayuu. One of the positions that amazes people is that it is prohibited to hunt or capture animals in the communities along the Socuy river. For more than 10 years now the howler monkeys and the great variety of macaws, toucans, parrots and parakeets have benefitted from this protection, you already note in their behavior that they don't feel threatened and they are frequenting the land of people who don't do anything to them, each time with less fear of humans. On this occasion, besides seeing those animals, we saw the birds known as mochileros for their particular hanging nest, a caiman and even an otter with three babies at night.

The challenge for Maikiralasalii and the ecological collectives of Maracaibo is very clear, but enormous: to save the water, the land, and life itself, not only of the Sierra de Perijá but of the whole watershed of Lake Maracaibo. Cattle ranching, the mono-cropping of malanga for junk food, and coal mining is the pretext for cutting down the forests, this destroys the soil and the rivers of the Sierra de Perijá and La Guajira which become polluted and dry. Then the communities that are in the path of the transport of coal are left with the constant traffic of heavy machinery and coal dust that covers and pollutes clothing, water, and vegetation – all this before the coal is exported to the US, Canada, or the European Union, where it is burned to generate electricity for those countries and accelerates climate change. The coal also has to pass through coastal communities that live off of small scale fishing and tourism, which are left in ruins by the destruction of the mangroves, beaches, and other marine ecosystems in the area due to the construction of port infrastructure and the pollution from coal that inevitably falls into the ocean, contributing to the serious contamination of Lake Maracaibo.

We were able to be present at one of a series of forums organized by Homo et Natura about strategies for protecting and restoring the Sierra de Perijá and saving Lake Maracaibo, to create a real revolution within the energy model in the state of Zulia and all of Venezuela and launching an initiative to begin to get Venezuela off of its dependence on oil and hydrocarbons. We learned in this forum that Lake Maracaibo really is an estuary due to the presence of both fresh water and salt water because of its connection to the sea, and it is the biggest in the world, and a big part of the contamination of this watershed is not only due to oil extraction but also the use of agricultural chemicals in the surrounding area, making the Catatumbo River the principal tributary of contamination, in grand part due to mono-crops of coca and aerial fumigations of glyphosate in the headwaters which are in Colombia.

Part of the strategy is the large scale generation of energy through wind, solar, and natural gas as a counter-proposal to the creation of Port Bolívar, the coal mines of Perijá, and the coal-fired power plant in Guasare, and to be able to have energy independence in the west of the country from the Gurí dam, on the other end of Venezuela in the state of Bolívar. The idea isn't to create another megaproject this is just the first steps, the real challenge is to use this project to encourage every municipality in the country to generate the megawatts of electricity that they consume within their territory, urban and rural, using small and medium scale solar and wind energy projects, this based on a lot of the principals of distributed generation. That the generation and consumption of energy really be a public good and not a business, and start moving towards houses, city blocks, neighborhoods, apartment buildings, and all kinds of communities achieving energy autonomy.

It's rather ambitious but also innovative and refreshing to see this strategy come from a country and above all a region that historically has been characterized by the exploitation of oil, which has left a tremendous footprint of ecocide. Now this same country is generating these initiatives and research, and pushing forward these efforts to protect such a big area, and the same people and communities are generating these changes. Reflecting on the 5th Congress of Biodiversity, the initiatives within the University Hospital of Maracaibo, Hierba Buena, Ecoluciones Venezuela, Homo et Natura, Maikiralasalii and much more, it’s evident that there is creativity here and the desire to recover this land, from the mountains and rivers of the Sierra, to the beaches and mangroves of the gulf and estuary.

Once again, we had the opportunity to show Mesoamérica Resiste to the members of Maikiralasalii, after one of their assemblies and before an agro-ecology workshop. It's always a pleasure to share our work with the people of Maikiralasalii, since the first time we were there they have appropriated the work of the Beehive Collective so much that they have their own Plan Colombia and True Cost of Coal banners that they use as teaching materials in the autonomous school Yalayalamana where they teach children in the Wayuunaiki language. The people who came to our presentation were very interested, taking notes in their notebooks and commenting on the themes throughout the presentation. There were people who interpreted the explanation into Wayuunaiki for elders who didn't understand Spanish and amongst themselves they talked about the different issues in the banner in their own language. On this visit we only left a few Mesoamérica Resiste posters with Maikiralasalii for them to keep working with, but in the future we hope to facilitate getting them a banner that they can incorporate into their processes of learning and development. After presenting Mesoamérica Resiste, someone from Homo et Natura led a biofertilizer workshop and made a barrel of biofertilizer that was left to ferment for future use.

We continue to support our dear friends from Zulia and Maikiralasalii from afar, and the whole process that they are working on there with as much discipline as the jeyuu (ants) and the wunuu’ain (bees). We hope to be able to return next year, since we've been able to visit at least once a year since 2009, maintaining our support and affinity every year for these processes of defending Mother Earth. Once again we close this cycle in Venezuela, happy for the friendships and partnerships that we have here and the new ones that we're creating on our flight path as Bees. If anyone is interested in supporting the communities of Socuy or other communities in the process of defending their territory through helping us send posters or banners, or other support, please be in touch with us Bees through emailing polinizaciones@gmail.com

lunes, agosto 04, 2014

Polinizando con Maikiralasalii, el río Socuy y todo el Estuario de Maracaibo



Cuando subimos a las comunidades de Wayuumaana y Kasusaain en el año 2008 por primera vez quedamos mesmerizados por la lucha y claridad de los Wayuu que viven en las orillas del río Socuy defendiendo este territorio y la principal arteria hídrica que abasta Maracaibo de su agua. Una vez más subimos a visitar y actualizarnos con la lucha por tierra, agua y dignidad. 

En esta ocasión vimos que el trabajo de los semilleros y viveros de árboles nativos para crear biocorredores para animales silvestres y cultivos orgánicos siguen en marcha al igual del criadero de morrocoy, una iniciativa de salvar estos animales de terminar como almuerzo de otros habitantes de la Sierra. Otro parte del proceso de defender este territorio y la lucha en contra la explotación de carbón, Maikiralasalii está implementando un desarrollo propio que respeta la mirada Wayuu del territorio y asegura que futuras generaciones de Wayuu podrán vivir en esta zona con los mismo beneficios que tienen los actuales habitantes. En esta visita vimos el nivel del río Socuy lo más bajo que lo hemos visto desde que lo conocimos, más evidencias del verano tan duro que está pegando como consecuencia del fenómeno climático “El Niño”.

La verdad es que hay ciertas cosas muy particulares y bonitos de estas comunidades que más de una persona que ha visitado ha quedado asombrada de las posiciones sobre ciertos asuntos que rayan con el estereotipo de los Wayuu.  De las posiciones que causa el asombro de la gente es que está prohibido  la caza y captura de animales en las comunidades sobre el río Socuy. Ya por más de diez años los araguatos (monos aulladores) y la gran variedad de guacamayas, tucanes, loros y loritos gozan de la protección de los habitantes y ya se nota en su comportamiento que no se sienten amenazados y frecuentan las parcelas de las personas que no los hace nada cada vez con menos miedo de los humanos. En esta ocasión, además de ver estos animales vimos los pájaros conocidos como mochileros por su nido particular que cuelga, una babilla y hasta una nutria con tres crías.

El reto de Maikiralasalii y los colectivos ecologistas en Maracaibo está muy claro pero enorme, es salvar el agua, el territorio y la misma vida de no solamente la Sierra de Perijá pero de toda la cuenca del Lago de Maracaibo.  Con la ganadería, el monocultivo de malanga y la minería de carbón se tala los bosques, se destruye el suelo y se contamina y seca los ríos en la Sierra de Perijá y en La Guajira, luego las comunidades que quedan en la ruta del transporte del carbón quedan con un tráfico constante de maquinaria pesada y el polvillo de carbón que ensucia y contamina la ropa, agua y vegetación, y ya antes de ser exportado a los Estados Unidos de América, Canadá o la Unión Europea para la combustión  generando electricidad para esos países y una vez más acelerando el cambio climático, también tiene que pasar por las comunidades costeras que vivían de la pesca artesanal y del turismo que quedan en la ruina total por la destrucción de los mangles, playas y otros ecosistemas marinos en la área de influencia de la construcción de la infraestructura portuaria y la contaminación del carbón que inevitablemente se cae al mar contribuyendo a la contaminación muy seria del Lago de Maracaibo.

Pudimos estar presentes en uno de una serie de foros organizados por Homo et Natura sobre la estrategia de cómo proteger y restaurar la Sierra de Perijá y salvar el Lago de Maracaibo, crear una revolución real dentro el modelo energético del estado de Zulia y todo Venezuela impulsando un plan de cómo empezar a independizar Venezuela de su dependencia del petróleo y los hidrocarburos. Aprendimos en este foro que el Lago de Maracaibo realmente es el Estuario o Ciénaga de Maracaibo dado la presencia en un mismo cuerpo de agua dulce y salada por la comunicación con el mar  y es la más grande del mundo y que una gran parte de la contaminación en esta cuenca no es solamente la explotación petrolera pero el sobre uso de los agroquímicos en la agricultura que rodea la ciénaga siendo el río Catatumbo en principal afluente de contaminación en una gran parte por los monocultivos de coca y fumigaciones aéreas de glifosato como.

Parte de la estrategia es la generación a gran escala de energía eólico, solar y gas natural como contra propuesta a la creación de Puerto Bolívar, las minas de carbón en Perijá, la Carbo-eléctrica en el Guasare y poder independizar energéticamente el occidente del país de la represa del Gurí que cada al otro extremo de Venezuela en el Estado de Bolívar. La idea no se basa en mega-proyectos sino esto es un primer paso, el reto verdadero es usar este proyecto para impulsar que cada municipio del país genera los megavatios de electricidad que consume dentro de su territorio urbano y rural usando pequeños y medianos proyectos de energía solar y eólica. Que realmente la generación y consumo de la energía sea un bien público y no un negocio e imaginar de casas, cuadras, barrios, edificios y todo tipo de comunidad logrando un paso hacia la autonomía energética.

Es bastante ambicioso sino también innovadora y refrescante viendo esta estrategia de como un país y sobre todo una región que históricamente se ha caracterizado por la explotación del petróleo, el consumismo  y que ha dejado su tremenda huella de ecocidio también está generando las mismas iniciativas, investigación e impulso para recuperar tan grande un territorio y también que sean los mismos pueblos y personas generando estos cambios.  Reflexionando sobre el V Congreso de Biodiversidad,  las iniciativas dentro del Hospital Universitario de Maracaibo, Hierba Buena, Ecoluciones Venezuela, Homo et Natura, Maikiralasalii y muchos más, se vuelve evidente que existe la creatividad y las ganas de poder salvar desde las montañas y ríos de la sierra hasta las playas y mangle del golfo y ciénaga.

Otra vez, tuvimos la oportunidad de mostrar Mesoamérica Resiste a los integrantes de Maikiralasalii después de una asamblea que tuvieron y antes de un taller de agro-ecología. Con las personas de Maikiralasalii siempre es un placer compartir nuestro trabajo, desde la primera vez se han apropiado tanto del trabajo del Colectivo La Colmena que tienen telones de Plan Colombia y el Verdadero Costo del Carbón que usan como material de enseñanza en la escuela autónoma Yalayalamana donde se trabaja con los niñxs en su lengua de wayuunaiki. Las personas en la presentación estuvieron muy atentas tomando notas en sus cuadernos y comentando la temática lo largo de la presentación. Había personas que interpretaban la explicación al wayuunaiki para las personas mayores que no entienden el castellano y entre ellxs se hablaban las distintas temáticas en el telón en su lengua propia. En esta visita solo dejamos unos afiches de Mesoamérica Resiste con Maikiralasalii para seguir trabajando pero esperamos en un futuro poder facilitarles un telón para incorporar en sus procesos de formación y aprendizaje. Después que presentamos Mesoamérica Resiste y lo dejamos mostrando un rato un compañero de Homo et Natura realizó un taller de bio-fertilizante y se hizo un barril de bio-fertilizante que se dejó fermentando para futuro uso. 

Seguimos queriendo mucho y apoyando desde lejos nuestrxs amigxs en el Zulia y de Maikiralasalii y todo el proceso que llevan en marcha allá con la disciplina de los jeyuu (hormiga) y wunuu’ain (abejas). Esperamos poder volver el otro año ya que desde el año 2009 hemos podido visitar por lo menos una vez al año todos los años manteniendo apoyo y articulación con estos procesos de defensa de la Madre Tierra. De nuevo este ciclo en Venezuela cierra con mucha felicidad de las amistades y aliadas que se mantienen y las nuevas que se van creando a lo largo del vuelo de las abejas. Si algún interesadx quisiera apoyar a las comunidades del Socuy u otras comunidades en procesos de defensa territorial por medio de afiches, telones u otro apoyo se pueden poner en contacto con nosotras las abejas por medio de polinizaciones@gmail.com.