martes, julio 07, 2015

Polinizando en Ciudad Bolivar, un territorio urbano que lucha contra la minería.

Fotos tomadas por Libertatia

Por medio de nuestras polinizaciones nosotras las abejitas buscamos articularnos a procesos de defensa territorial, la mayoría de las regiones en donde realizamos esta labor son espacios rurales, sin embargo reconocemos que en muchas ciudades, cascos urbanos, en especial en las zonas periféricas y excluidas también hay procesos de defensa territorial. Estos procesos no son solamente alrededor temas recurrentes en las ciudades como acceso a servicios sociales, mejores condiciones de trabajo o en contra del abuso de la fuerza pública, también existen luchas territoriales para poder defender el territorio de las prácticas extractivistas y así  tener un ambiente urbano sano y vivible.

Un territorio urbano que desde nuestros comienzos frecuentábamos mucho en el inicio de polinizaciones es la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de Bogotá.  Esta localidad nace con personas campesinas desplazadas durante la violencia de la mitad del siglo pasado que debieron llegar  la capital. Hoy Ciudad Bolívar tiene más de un millón de habitantes y es conocida por aspectos negativos como un lugar de mucha violencia, pobreza y abandono; pero también es un territorio en donde las comunidades, con dignidad y valentía, se han organizado y luchado en aras de la defensa de su territorio.

En esta visita a Ciudad Bolívar compartimos con un proceso bonito y digno, un espacio autónomo autogestionado: el Centro Social Libertatia. Libertatia existe  hace más o menos tres años y medio como un espacio físico, una casa, en la que confluyen varios colectivos que trabajan día a día para modificar las condiciones de vida de los y las habitantes de Ciudad Bolívar desde diferentes ámbitos de la vida que les afectan y nos afectan, como lo son la ciencia y la tecnología, la educación, la lectura y la escritura, la ecología, combatiendo todas las formas de opresión por género, etnia, raza, sexualidad y muchas más.

Una tarde, en frente del espacio, con integrantes del Centro Social Libertatia, vecinos y vecinas pudimos realizar el trabajo de análisis colectivo de la campaña ¡¡Mesoamérica Resiste!!. La metodología que se utilizó fue separarnos por grupos y empezar a analizar el contenido de las imágenes de la campaña, utilizando el telón como ventana al mundo en el que nos han obligado a vivir. Así sin instrucciones los vecinos y vecinas, e integrantes del Centro Social empezaron a imaginar y descifrar las experiencias que se encontraban detrás de cada escena. En el lugar habían muchos tipos de personas, niñas y niños, jóvenes y adultas mayores que estaban muy interesadas en cuestionarse ¿cuál era ese mundo que se mostraba en el telón?

Las personas participantes se dividieron en grupos, así como el telón de mesoamérica resiste, cada grupo analizó  su parte para luego presentarlo a las otras personas. Fue muy interesante el diálogo intergeneracional que se suscitó, fue una construcción colectiva entre niños, niñas, jóvenes y hasta personas mayores, todos y todas debatían muy interesadas las construcciones y las explicaciones detrás de cada escena.

Este no es un territorio ajeno a la minería y al extractivismo, es necesario mencionar que días antes del taller, se levantó el campamento permanente por la defensa de nuestros territorios, que duró 32 días en el Barrio Potosí, barrio de la localidad, a la entrada de las canteras, vecinos y vecinas, niños y niñas, adultos, mayores y mayoras se unieron para resistir logrando paralizar las operaciones de la minera  Canteras Unidas La Esmeralda que desde varios años operaba ilegalmente haciendo extracción a cielo abierto de material de construcción en inmediaciones de una comunidad. La mesa ambiental No le Saque la Piedra a la Montaña constituida por varios grupos de la zona, incluyendo el Centro Social Libertatia, lideró el proceso que logro efectivamente sellar las minas, aunque a raíz de este proceso varias personas de la Mesa fueron amenazadas por paramilitares Águilas Negras.

Este Campamento por la defensa de territorio les permitió crear conciencia ambiental en el barrio Potosí, pero no solo en éste sino también en otros barrios aledaños y llegó a hacer que la gente empezará a preguntarse si la minería era algo que quería en los barrios, si no eran luego esos procesos extractivos los que afectaban la salud, la salud de sus hijos e hijas y personas allegadas; si no era la minería la culpable de los problemas respiratorios de la comunidad.

Que existiera esos procesos de conciencia en un barrio como éste abrió las puertas para que polinizaciones llegará a nutrir un poco más con otras experiencias que fortalecieran la lucha, gracias a esto las personas del territorio empezaron a hacerse muchas preguntas, a intentar describir lo que pasaba con las imágenes que veían. Y finalmente después de un tiempo de análisis colectivo, las personas empezaron a exponer lo que lograban descifrar e interpretar de las imágenes al resto de sus compañeras.

Luego de esta creación colectiva, y después de compartir un pan y agua de panela, empezamos a explicar de lo que se trataba cada una de las imágenes, una a una, resaltando que los habitantes de la localidad y miembros del Centro Social habían acertado en muchas de las interpretaciones. Fue muy interesante ver cómo las personas estaban llenas de dudas sobre algunos símbolos que habían y que no comprendían, símbolos a los que intentaban darles formas y que buscaban en su cabeza lo que podía significar. La jornada finalizó no sin antes un agradecimiento a las personas asistentes y al Centro Social Libertatia que nos recibió y estuvo muy interesado en la exposición todo el tiempo.

Se pasaron muchos años desde nuestra última vez compartiendo las campañas gráficas con procesos en el sur de Bogotá, específicamente en barrios de Ciudad Bolívar. Ya con este primer compartir de polen después de conocernos desde hace mucho, las abejitas y la ballena voladora característica del Centro Social Libertatia esperamos encontrarnos mucho más, más pronto que tarde, para poder generar movimiento y procesos que logren fortalecer territorios para la vida, de y para los pueblos libres.