lunes, agosto 04, 2014

Polinizando con Maikiralasalii, el río Socuy y todo el Estuario de Maracaibo



Cuando subimos a las comunidades de Wayuumaana y Kasusaain en el año 2008 por primera vez quedamos mesmerizados por la lucha y claridad de los Wayuu que viven en las orillas del río Socuy defendiendo este territorio y la principal arteria hídrica que abasta Maracaibo de su agua. Una vez más subimos a visitar y actualizarnos con la lucha por tierra, agua y dignidad. 

En esta ocasión vimos que el trabajo de los semilleros y viveros de árboles nativos para crear biocorredores para animales silvestres y cultivos orgánicos siguen en marcha al igual del criadero de morrocoy, una iniciativa de salvar estos animales de terminar como almuerzo de otros habitantes de la Sierra. Otro parte del proceso de defender este territorio y la lucha en contra la explotación de carbón, Maikiralasalii está implementando un desarrollo propio que respeta la mirada Wayuu del territorio y asegura que futuras generaciones de Wayuu podrán vivir en esta zona con los mismo beneficios que tienen los actuales habitantes. En esta visita vimos el nivel del río Socuy lo más bajo que lo hemos visto desde que lo conocimos, más evidencias del verano tan duro que está pegando como consecuencia del fenómeno climático “El Niño”.

La verdad es que hay ciertas cosas muy particulares y bonitos de estas comunidades que más de una persona que ha visitado ha quedado asombrada de las posiciones sobre ciertos asuntos que rayan con el estereotipo de los Wayuu.  De las posiciones que causa el asombro de la gente es que está prohibido  la caza y captura de animales en las comunidades sobre el río Socuy. Ya por más de diez años los araguatos (monos aulladores) y la gran variedad de guacamayas, tucanes, loros y loritos gozan de la protección de los habitantes y ya se nota en su comportamiento que no se sienten amenazados y frecuentan las parcelas de las personas que no los hace nada cada vez con menos miedo de los humanos. En esta ocasión, además de ver estos animales vimos los pájaros conocidos como mochileros por su nido particular que cuelga, una babilla y hasta una nutria con tres crías.

El reto de Maikiralasalii y los colectivos ecologistas en Maracaibo está muy claro pero enorme, es salvar el agua, el territorio y la misma vida de no solamente la Sierra de Perijá pero de toda la cuenca del Lago de Maracaibo.  Con la ganadería, el monocultivo de malanga y la minería de carbón se tala los bosques, se destruye el suelo y se contamina y seca los ríos en la Sierra de Perijá y en La Guajira, luego las comunidades que quedan en la ruta del transporte del carbón quedan con un tráfico constante de maquinaria pesada y el polvillo de carbón que ensucia y contamina la ropa, agua y vegetación, y ya antes de ser exportado a los Estados Unidos de América, Canadá o la Unión Europea para la combustión  generando electricidad para esos países y una vez más acelerando el cambio climático, también tiene que pasar por las comunidades costeras que vivían de la pesca artesanal y del turismo que quedan en la ruina total por la destrucción de los mangles, playas y otros ecosistemas marinos en la área de influencia de la construcción de la infraestructura portuaria y la contaminación del carbón que inevitablemente se cae al mar contribuyendo a la contaminación muy seria del Lago de Maracaibo.

Pudimos estar presentes en uno de una serie de foros organizados por Homo et Natura sobre la estrategia de cómo proteger y restaurar la Sierra de Perijá y salvar el Lago de Maracaibo, crear una revolución real dentro el modelo energético del estado de Zulia y todo Venezuela impulsando un plan de cómo empezar a independizar Venezuela de su dependencia del petróleo y los hidrocarburos. Aprendimos en este foro que el Lago de Maracaibo realmente es el Estuario o Ciénaga de Maracaibo dado la presencia en un mismo cuerpo de agua dulce y salada por la comunicación con el mar  y es la más grande del mundo y que una gran parte de la contaminación en esta cuenca no es solamente la explotación petrolera pero el sobre uso de los agroquímicos en la agricultura que rodea la ciénaga siendo el río Catatumbo en principal afluente de contaminación en una gran parte por los monocultivos de coca y fumigaciones aéreas de glifosato como.

Parte de la estrategia es la generación a gran escala de energía eólico, solar y gas natural como contra propuesta a la creación de Puerto Bolívar, las minas de carbón en Perijá, la Carbo-eléctrica en el Guasare y poder independizar energéticamente el occidente del país de la represa del Gurí que cada al otro extremo de Venezuela en el Estado de Bolívar. La idea no se basa en mega-proyectos sino esto es un primer paso, el reto verdadero es usar este proyecto para impulsar que cada municipio del país genera los megavatios de electricidad que consume dentro de su territorio urbano y rural usando pequeños y medianos proyectos de energía solar y eólica. Que realmente la generación y consumo de la energía sea un bien público y no un negocio e imaginar de casas, cuadras, barrios, edificios y todo tipo de comunidad logrando un paso hacia la autonomía energética.

Es bastante ambicioso sino también innovadora y refrescante viendo esta estrategia de como un país y sobre todo una región que históricamente se ha caracterizado por la explotación del petróleo, el consumismo  y que ha dejado su tremenda huella de ecocidio también está generando las mismas iniciativas, investigación e impulso para recuperar tan grande un territorio y también que sean los mismos pueblos y personas generando estos cambios.  Reflexionando sobre el V Congreso de Biodiversidad,  las iniciativas dentro del Hospital Universitario de Maracaibo, Hierba Buena, Ecoluciones Venezuela, Homo et Natura, Maikiralasalii y muchos más, se vuelve evidente que existe la creatividad y las ganas de poder salvar desde las montañas y ríos de la sierra hasta las playas y mangle del golfo y ciénaga.

Otra vez, tuvimos la oportunidad de mostrar Mesoamérica Resiste a los integrantes de Maikiralasalii después de una asamblea que tuvieron y antes de un taller de agro-ecología. Con las personas de Maikiralasalii siempre es un placer compartir nuestro trabajo, desde la primera vez se han apropiado tanto del trabajo del Colectivo La Colmena que tienen telones de Plan Colombia y el Verdadero Costo del Carbón que usan como material de enseñanza en la escuela autónoma Yalayalamana donde se trabaja con los niñxs en su lengua de wayuunaiki. Las personas en la presentación estuvieron muy atentas tomando notas en sus cuadernos y comentando la temática lo largo de la presentación. Había personas que interpretaban la explicación al wayuunaiki para las personas mayores que no entienden el castellano y entre ellxs se hablaban las distintas temáticas en el telón en su lengua propia. En esta visita solo dejamos unos afiches de Mesoamérica Resiste con Maikiralasalii para seguir trabajando pero esperamos en un futuro poder facilitarles un telón para incorporar en sus procesos de formación y aprendizaje. Después que presentamos Mesoamérica Resiste y lo dejamos mostrando un rato un compañero de Homo et Natura realizó un taller de bio-fertilizante y se hizo un barril de bio-fertilizante que se dejó fermentando para futuro uso. 

Seguimos queriendo mucho y apoyando desde lejos nuestrxs amigxs en el Zulia y de Maikiralasalii y todo el proceso que llevan en marcha allá con la disciplina de los jeyuu (hormiga) y wunuu’ain (abejas). Esperamos poder volver el otro año ya que desde el año 2009 hemos podido visitar por lo menos una vez al año todos los años manteniendo apoyo y articulación con estos procesos de defensa de la Madre Tierra. De nuevo este ciclo en Venezuela cierra con mucha felicidad de las amistades y aliadas que se mantienen y las nuevas que se van creando a lo largo del vuelo de las abejas. Si algún interesadx quisiera apoyar a las comunidades del Socuy u otras comunidades en procesos de defensa territorial por medio de afiches, telones u otro apoyo se pueden poner en contacto con nosotras las abejas por medio de polinizaciones@gmail.com.