lunes, abril 28, 2014

Un retorno y reencuentro de polinizadores en Wuampia



En el 2008 cuando Polinizaciones realizó su primer recorrido por el Departamento del Cauca pudimos conocer y compartir con una comunidad que pudimos visitar de nuevo, el Pueblo Misak del Resguardo Indígena de Wuampia. Fue muy grato poder volver al territorio Misak, ver algunxs viejos amigos, hacer nuevos amigos, en esta ocasión un amigo que está en el proceso ambiental y territorial Misak nos ayudó coordinar esta visita como parte de la gira. Además de volver a espacios donde hace años pudimos presentar el telón de Plan Colombia ahora con el de Mesoamérica Resiste, también pudimos conocer por primera vez la comunidad de Kizgó en el mismo municipio de Silvia.  En esta estadía nos quedamos en la casa de las plantas medicinales en el Resguardo Misak de Wuampia, rodeados por huertas de plantas que curan, alivian y ayudan de muchas maneras.  Mucha parte de la cual anduvimos en el resguardo son tierras liberadas, que fueron recuperadas de los terratenientes en los años 1.970s por los mayores de ahora. En esta visita como en anteriores tuvimos la oportunidad de compartir en espacios con niños y niñas, jóvenes, adultos y mayores.

En el año 2011 el cabildo Indígena del Resguardo de Wuampia y el pueblo Misak preocupados por la problemática ambiental- territorial y las políticas estatales que quieren desarticular a las autoridades Tradicionales de todo el país argumentando que no son autoridades ambientales de sus territorios; desconociendo de esta manera la originalidad ancestral del Pueblo Misak, desconociendo los procesos de lucha histórica por el territorio, desconociendo los convenios y derechos nacionales e internacionales de los pueblos ancestrales sobre su territorialidad y originalidad.

Desde el Derecho Mayor y deber ancestral Misak en los últimos años ha puesto en marcha un proceso de estructuración y elaboración de estrategias para la protección y conservación de los espacios de vida Misak, desde una visión propia de armonización y equilibrio natural, con procesos ambientales que busquen llegar al auto manejo comunitario  de los recursos naturales, y por ende  ejercer la autoridad ambiental propia del pueblo Misak, basados en los principios fundamentales Misak de reciprocidad e integralidad, para la pervivencia y la permanencia del pueblo Misak. El objetivo de este proceso es Reivindicar  el  pensamiento propio  para  vitalizar  la  armonía  y  el equilibrio  del  territorio que permite la pervivencia ancestral, mediante la propuesta de la crianza del territorio Misak.

El primer día fue una mañana espectacular con el aire fresco bajando de los páramos y el sol brillando fuerte entonces el taller con la dinámica de análisis colectiva lo realizamos en la cancha de fútbol de la Institución Educativa el Tranal Resguardo de Wuampia.  Todxs los estudiantes participaron y cada grupo presento su parte de la obra a los otros grupos. En el taller aprendimos como desde la última vez que estuvimos ya hay problemas de colonos, impulsando la minería de oro con maquinaria de drenaje que han causado grandes conflictos ambientales, culturales y sociales en la zona. Actualmente hay 31 solicitudes mineras en el municipio de Silvia impartidas por INGEOMINAS, dos están dentro de nuestro territorio ocupando 650 hectáreas del páramo de Mama Dominga, cuenca hidrográfica de la quebrada de Junambu y en el Cerro del Peñón, sitios muy sagrados de nuestro territorio.  

Lo que trae la minería son problemas; al contaminar la vida que es el agua; al secar el agua y los páramos; al acabar los sitios sagrados que son todos parte del territorio; al atraer gente con armas y a las transnacionales. Es de resaltar que la minería en el resguardo de Wuampia está prohibida por las autoridades tradicionales; de la misma manera está prohibida toda intervención por parte de agentes extractores como transnacionales y empresas privadas interesadas en la venta de servicios ambientales. Como había explicado el Tata Misael Aranda un anterior gobernador del pueblo Misak en la zona Tranal en el año 2012, “La práctica minera es como el cultivo de la amapola, al inicio trae dinero y felicidad pero al final solo deja pobreza y problemas sociales, por eso se dice no a la minería artesanal y no a la minera a gran escala”.

Por la tarde del mismo día pudimos realizar el taller narrando Mesoamérica Resiste a estudiantes en el Centro Educativo Namuy Misak (vereda El Salado) del Resguardo de Kizgó con participación de algunos profes también nuestras amigas polinizadoras del Colectivo Libre Colibrí; en este sector de El Salado también se está llevando a cabo acciones de minería en el río  y nos han contado que algunos jóvenes y comunidad misma están realizando minería sin mirar las consecuencias que acarrea (dinero fácil, destrucción del ecosistema, contaminación del agua), así que este espacio de reflexión desde Mesoamérica Resiste es uno de los tantos  necesarios para replantear el modelo de desarrollo y buscar alternativas comunitarias.  . El acercamiento al Resguardo Kizgó fue posible por las amigas Colibrís que participaron en ese primer recorrido realizado en el 2008 como abejas.

El segundo día volvimos al mismo auditorio de la Institución Educativa Agropecuario Guambiano en el Resguardo de Wuampia donde estudiantes con varios cursos realizando el ejercicio de análisis colectivo, explicando y relatando lo que vieron a los demás personas participando. En este taller se habló que el armadillo, que representa un mayor alrededor del fogón en la escena de la fiesta, es un animal sagrado para el pueblo Misak y representa el trabajo de la tierra y también su caparazón representa los tejidos (el hilado y la trama) bien organizados. Esa tarde volvimos al Resguardo Kizgó esta vez al Centro Educativo el Tengo donde nos encontramos con los Colibrí que nos volvieron ayudar de narrar como las historias vistos en Mesoamérica Resiste se están viviendo en esta zona. Allí charlamos con lxs jóvenes acerca de la importancia del agua, en el Resguardo de Kizgó nacen varios ríos que refrescan diversos territorios campesinos e indígenas (como el casco urbano de Silvia, zona campesina de Usenda y el Municipio de Caldono –Río Ovejas), uno de los riesgos es la implementación de la Ley Departamental de Aguas ya aprobado por la Alcaldía de Silvia, Ley que algunas comunidades desconocen y aún no sabemos de su alcance privatizador sobre ojos de agua, ríos y quebradas de la zona. 

Nuestro último día de talleres pudimos volver al lugar donde realizamos nuestra primera presentación de Plan Colombia en Guambia, un lugar tan especial como bello,  en la casa del “Tampal Kuari”. En esta ocasión fue un día de clase de la Misak Universidad, una iniciativa del Pueblo Misak en creando un proceso de formación después del colegio en los valores, miradas y realidades propias. Fue sin duda el taller más largo y rico en participación que realizamos en la gira con más de 5 horas movidas y dinámicas de análisis colectivo, presentaciones de grupos y al final un resumen de todo el trabajo  con la participación con más de 100 personas. Personas hablaban apasionadamente, la mayoría de manera bilingüe en castellano y también en el idioma propio Nam Rik de temas locales inspirados por las escenas en el telón como las amenazas de los cultivos transgénicos y la pérdida el atuendo tradicional,  y también de lo importante del fogón que en si es el centro del espacio de la universidad como es en el hogar. Nos felicitaron las distintas personas por la labor de las abejas y dejamos afiches de Mesoamérica Resiste con la Misak Universidad como hicimos con todos las instituciones educativas, colectivos, docentes, y lugares donde realizamos talleres. Después del taller, como se hizo en el truque durante la última visita realizamos una entrevista en Namuy Wam,  la emisora indígena comunitaria del Resguardo de Wuampia donde hablamos de nuestro trabajo al igual de la problemáticas de mega proyectos, comunidades indígenas y el medio ambiente en todo nuestro hemisferio.

Como en todas las visitas que hemos hecho a ver nuestros amigos del Pueblo Misak esta vez fue tan bonita y acogedora que quedamos esperanzados para volver pronto a Wuampia y los alrededores de Silvia para poder seguir caminando con el Pueblo Misak. Desde nuestra capacidad se pretende seguir acompañando en lo que se puede en procesos de formación a base de dibujos y otras expresiones artísticas que resaltan el territorio y lo propio. Poder volver después de tanto tiempo nos asegura que nuestros zumbidos siguen siendo bienvenidas y el camino aun es largo para andar.