domingo, mayo 23, 2010

¿POR DÓNDE VA EL AGUA AL MOLINO?


Autor: MILLER DUSSÁN CALDERÓN


Mentidos y desmentidos en la polémica sobre la construcción de El Quimbo.

Un día después de la marcha convocada por Asoquimbo y Plataforma Sur, el artículo del Diario La Nación ‘Quimbo debe cumplir los acuerdos’, hizo alusión al comunicado ‘Minambiente garantiza cumplimiento de obligaciones ambientales y sociales en El Quimbo’, con el cual ese ministerio reacciona frente a “los recientes pronunciamientos de diferentes sectores en torno al proceso de conciliación de El Quimbo, que desinforma y genera confusión a la comunidad” (sic). En síntesis, dice el comunicado de marras: 1) que el Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial se encuentra en un proceso de conciliación extrajudicial con la empresa Emgesa S. A. ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. 2) Que el Ministerio no aceptó modificar aspectos de la licencia ambiental tales como la construcción de la vía perimetral, la entrega y operación del ferry, las compensaciones sociales, el programa de manejo para reactivación productiva; que ninguna de las obligaciones y aspectos establecidos en las actas de las mesas de concertación, fueron modificados en el proceso conciliatorio. Y, 3) que sólo aceptó reconsiderar los temas relacionados con la compensación forestal, con base en el análisis realizado por la Fundación Natura.

La pregunta que surge es ¿si nada se ha modificado qué es entonces lo que se concilia extrajudicialmente ante el Tribunal Superior de Cundinamarca? Si no se trata de la carretera ni del ferry ni de las compensaciones sociales ni del programa de reactivación productiva ni de ninguna de las obligaciones y aspectos establecidos en las actas de las mesas de concertación, ¿entonces de qué se trata la conciliación extrajudicial entre el Ministerio y Emgesa?

Descartemos que el Ministerio acepta que no se reforestarán 20 mil hectáreas sino 11 mil en compensación por las más de 8.500 hectáreas de tierras cultivables, praderas y bosques que se inundarán. Y esas 11 mil no será obligatorio reforestarlas dentro de la zona de reserva de la amazonía sino donde a Emgesa le plazca o le resulte financieramente conveniente.

Pero aclaremos primero que Elsa Matilde Escobar, directora Ejecutiva de Fundación Natura, dijo en respuesta a un derecho de petición de Surcolombiano.com: “la fundación natura no toma ninguna decisión, ni participa en los procesos de conciliación, ni ha hecho recomendaciones”. Y agrega: “La Fundación no participa en las negociaciones, éstas son solamente entre la empresa y el Ministerio. Por lo tanto la Fundación no ha recomendado “que el número de hectáreas de compensación forestal que deberían reforestarse por parte de la empresa concesionaria del proyecto, son 11 mil y no 20 mil como se había pactado.” (Ir a la respuesta).


Licencia a la medida

Como podrá recordarse, a mediados de mayo de 2009 el Minambiente otorgó la licencia ambiental para El Quimbo, apurado por las órdenes del presidente Uribe, con irregularidades y omisiones presuntas en su trámite que hoy son objeto de demanda judicial. Para finales de ese mismo año se conocieron los primeros reparos de Emgesa por lo que la empresa siempre ha considerado como “excesivas obligaciones”.

Pero es en febrero de 2010 cuando por primera vez la Empresa habla con claridad de sus pretensiones: Emgesa había dicho al Minambiente en tono de chantaje que “en caso de no logarse un acuerdo conciliatorio, ejercería una acción de nulidad y restablecimiento del derecho”.

Y vuelve entonces el Presidente a la palestra. Tras un consejo comunal celebrado en Neiva, en la primera semana de marzo Uribe dijo: “Me reuní con el director de Emgesa y estaba preocupado por los sobrecostos. Y yo le dije: lo que hay que hacer es un dialogo que racionalice todo. Aquí no puede haber abuso. No se puede imponer una hidroeléctrica abusando de la comunidad. Tampoco se puede evitar una hidroeléctrica por tratar de abusar de la empresa. Eso tiene que ser equilibradito. Ni abuso de la empresa, ni abuso nuestro. Si le exigimos lo que no puede dar nos quedamos sin el proyecto. Por eso necesita mucho equilibrio”. (Ver La Nación)

Con este nuevo espaldarazo, para finales de abril Lucio Rubio, gerente general de Emgesa, exigió: si no se modifican las “excesivas” obligaciones y compensaciones contenidas en la licencia ambiental, desistirá del proyecto hidroeléctrico de El Quimbo. Los costos adicionales -dijo- lo hacen financieramente inviable y la inversión que debe ejecutarse no sería recuperable en el mediano plazo. (Ver La Nación y Diario del Huila ‘Emgesa confirmó que no construirá vía perimetral’ y 'Emgesa tiene la voluntad de realizar El Quimbo', 28 y 30 de abril respectivamente).

Plataforma Sur de Organizaciones Sociales había denunciado la pretensión de Emgesa de lograr la modificación de la licencia ambiental para reducir los costos sociales y las compensaciones forestales (140 millones de dólares) y de esta manera satisfacer las exigencias de la nueva propietaria del proyecto, la italiana Enel.

Según las pesquisas de Plataforma Sur Enel condicionó la aprobación del proyecto a la “re-negociación o demanda” del mismo. Por esta razón el gobierno de Uribe ordenó al Minambiente realizar la conciliación extrajudicial con la mediación de la Procuraduría General.

Pero incluso desde antes de ese pronunciamiento presidencial, el gobierno departamental en secreto venía negociando contra los intereses regionales y las comunidades afectadas, y a expensas del silencio de los congresistas y diputados del Huila.

Desde enero de 2010 cuando los primeros rumores de la conciliación se hicieron públicos Plataforma Sur había solicitado aclaraciones y el Ministerio respondió que “no existe exigencia alguna que este Ministerio deba informar a terceros respecto a los temas objeto de conciliación”.

En su persistente lucha Plataforma Sur y Asoquimbo convocaron entonces una nueva protesta social que se realizó el pasado 14 de mayo en Gigante, Ríoloro y Neiva. Ese mismo día y en el siguiente, Minambiente salió a los medios a decir que se estaba desinformando a la comunidad (Ver Diario del Huila y La Nación).

De este tire y afloje, quedan claras varias cosas: una, que Emgesa no comparte la licencia y que desea por sobre todo disminuir los costos para satisfacer una exigencia de los nuevos inversionistas Italianos de Enel. Dos, que sí hay un acuerdo de ‘conciliación’ que para ‘legalizarse’ se tramita en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. Tres, que el Ministerio agencia por explícita orden del presidente Uribe dicha conciliación. Y cuatro, que tanto el Ministerio como Emgesa siguen mintiendo en los medios de comunicación, mientras muy seguramente, dan el zarpazo a las esperanzas de quienes creen en al buena fe del Gobierno, los políticos involucrados y la Empresa.

O sino, por dónde va entonces el agua al molino. Porque si es cierto como dice el Ministerio que todo lo acordado sigue en pie, ¿qué es entonces lo que se concilia en el tribunal?

A última hora, la Asamblea Departamental del Huila convocó un foro “para aclarar de una vez por todas informaciones sobre la exclusión de compromisos adquiridos para el desarrollo de la hidroeléctrica” (ver La Nación). Se tratará de una nueva simulación o esta vez sí se exigirá la verdad al Gobierno y a Emgesa. Amanecerá y veremos.


Las modificaciones que se pactaron

Según Plataforma Sur y Asoquimbo, algunas de las modificaciones más sensibles de la licencia ambiental y de las actas de las ‘mesas de concertación’, que se adelantan mediante ‘conciliación extrajudicial’, serían las siguientes:

· La franja perimetral de protección ambiental pasará de 2.211 a 903 hectáreas.

· No habrá una nueva vía perimetral ni ferry para suplir la incomunicación de la zona por la inundación de las rutas y caminos que hoy existen.

· En las restituciones de tierras Emgesa está obligada simplemente a entregar predios con sistemas de riego, mientras que en la licencia original debía restituir tierras con las mismas características de calidad y productividad de aquellas que serán inundadas por la construcción de la represa y tecnológicamente adecuadas, lo que incluye, entre otras cosas, sistemas de riego, descompactación de suelos y renovación de praderas.

· La compensación forestal no serán 20 mil hectáreas sino 11 mil y Emgesa no tendrá que comprar predios situados en el Área de Reserva Forestal de la Amazonia.

· Las personas llamadas “ocupantes”, es decir, los campesinos y pesadores pobres que viven en áreas al margen de las carreteras y del Río Magdalena, no serán compensadas porque son “una categoría ajena a los parámetros regulatorios” y además, se modificó el compromiso de otorgar vivienda a todos los propietarios, poseedores y ocupantes que no contasen con la misma como había sido incorporado en la licencia.

Para bien del Huila, de las personas y comunidades directa e indirectamente afectadas y para bien del medio ambiente y la ecología, ojala el nuevo debate anunciado por la Asamblea Departamental de Huila para los primeros días de junio, permita aclarar de una vez por todas si los huilenses y sus dirigentes permitirán la construcción de la represa cediendo a todas las condiciones de Emgesa sin importar ni los afectados ni el medioambiente ni la ecología.

O nos conformaremos como nos conformamos con la ilusión de Betania, como lo pregona un editorial del Diario del Huila: “No hay que olvidar que, con menos compensaciones, Betania trajo innumerables beneficios”.

Derecho de petición

Respetada señora:

Como ciudadano colombiano, actuando por interés general y con fines de divulgación periodística, comedidamente solicito se sirva informarme de los argumentos científicos o técnicos con base en la cuales la Fundación Natura recomendó al Ministerio del Medioambiente, en el caso del proyecto Hidroeléctrico El Quimbo en el Huila, que el número de hectáreas de compensación forestal que deberían reforestarse por parte de la empresa concesionaria del proyecto, son 11 mil y no 20 mil como se había pactado. En todo caso, interesa conocer que conocimiento científico específico, no ambiguo, aplican ustedes en este tipo de análisis.

Sobre la participación de la Fundación Natura en el proceso de El Quimbo han hecho alusión los medios de comunicación nacionales, como la nota publicada hoy por el diario La Nación a propósito de la nueva marcha de rechazo al proyecto que realizaron ayer 14 de mayo pobladores afectados y otros ciudadanos legítimamente preocupados por la grave afectación del medioambiente y de los ecosistemas del centro del Huila como también del Río Magdalena.

César Augusto Useche Losada, C.C. 12.121.059. Periodista www.surcolombiano.com

Respuesta de Fundación Natura

16 mayo de 2010

Apreciado señor Useche:

Muchas gracias por su mensaje, disculpe que no le había contestado antes pero estaba fuera del país.

En respuesta a su inquietud me permito informarle que la Fundación Natura llevo a cabo un proyecto de investigación para identificar los bosques secos y los ecosistemas asociados existentes en el área de influencia del propuesto proyecto el Quimbo, en la jurisdicción de la CAM y en el área de la Reserva Forestal de la Amazonía; y la cartelización (sic) forestal del área programada para la represa. Trabajo realizado bajo la más estricta calidad técnica.

PERO LA FUNDACIÓN NATURA NO TOMA NINGUNA DECISIÓN, NI PARTICIPA EN LOS PROCESOS DE CONCILIACIÓN, NI HA HECHO RECOMENDACIONES. Nuestro trabajo ha sido el de proveer la información necesaria para que la autoridad ambiental tome las decisiones pertinentes, son las únicas que pueden hacerlo. La Fundación no participa en las negociaciones, éstas son solamente entre la empresa y el Ministerio. Por lo tanto la Fundación no ha recomendado “que el número de hectáreas de compensación forestal que deberían reforestarse por parte de la empresa concesionaria del proyecto, son 11 mil y no 20 mil como se había pactado.”

Igualmente la Fundación no se ha manifestado en cuanto a la carretera perimetral, no ha entregado ningún concepto y tampoco ha sido preguntada al respecto, tiene muy claro que esas son temas tratados entre la comunidad, la empresa y las autoridades ambientales.

Para complementar esta información, me permito adjuntarles el comunicado de prensa del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial.

16 de Mayo de 2010, hora colombiana 9:15 p.m.

El Ministerio desaprueba y rechaza información imprecisa respecto al proceso de conciliación de El Quimbo.

Documento conciliatorio garantizaría cumplimientos sociales y ambientales.

Proceso conciliatorio no modifica los acuerdos de las mesas de concertación.

Bogotá, 13 de mayo de 2010 (MAVDT)-. Frente a los recientes pronunciamientos de diferentes sectores en torno al proceso de conciliación de El Quimbo, que desinforma y genera confusión a la comunidad , el Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial precisa que se encuentra en un proceso de conciliación con la empresa Emgesa S.A, y reitera que no modifica las decisiones tomadas en las mesas de concertación, donde participaron los diferentes actores de la región, acuerdos que están incorporados en la Licencia ambiental - Resolución 899 de 2009 - y por tanto son de obligatorio cumplimiento.

En este sentido, recuerda que actualmente se surte el proceso de conciliación prejudicial el cual se encuentra actualmente ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Pese a que Emgesa solicitó la conciliación de varios aspectos de la licencia ambiental, entre ellos la construcción de la vía perimetral, la entrega y operación del ferry, las compensaciones sociales, el programa de manejo para reactivación productiva, entre otros, este Ministerio no aceptó modificar estos aspectos.

De hecho, luego de una revisión estricta, sólo aceptó reconsiderar los temas relacionados con la compensación forestal, con base en el análisis realizado por la Fundación Natura, entidad reconocida en el ámbito ambiental.

El Ministerio aclara también que en la conciliación en curso, no se incluyó el tema de la construcción de las vías, en especial de la vía perimetral, por ser esta una obligación establecida en los acuerdos de las mesas de concertación. De hecho, Emgesa debe cumplir con la obligación de aportar los recursos para la construcción de dicha vía como lo establece la Licencia Ambiental.

Finalmente, el Ministerio reitera que ninguna de las obligaciones y aspectos establecidos en las actas de las mesas de concertación, fueron modificados en el proceso conciliatorio.
Cualquier otra inquietud estamos su disposición para aclararla.

Un cordial saludo
Elsa Matilde Escobar
Directora Ejecutiva
FUNDACIÓN NATURA COLOMBIA
Carrera 21 No. 39-43
Bogotá, Colombia
Tel: 571 2455700
elsamescobar@natura.org.co Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla
www.natura.org.co