jueves, junio 11, 2015

Polinizando al otro lado del río San Miguel

Desde que Polinizaciones dejó de ser un proceso itinerante, ha enfocado su trabajo en tres regiones. Una de esas regiones que solamente una abeja ha frecuentado y las otras abejas han tenido pocas oportunidades de visitarla, se llama Putumayo, un departamento en tierra Amazónica y como toda gran cuenca, tiene mucha selva, agua, y vida. 

Pero tristemente lleva tiempo siendo azotada por los monocultivos ilícitos de coca (tomando la coca fuera de su papel sagrado), el petróleo, los colonos y la guerra; de  igual forma como  en las comunidades de La Guajira y de la Sierra de Perijá, donde desarrollamos Polinizaciones. Asi como La Guajira está en Colombia y en Venezuela, El Putumayo y la Provincia de Sucumbíos en la República del Ecuador, son territorios fronterizos. En estas zonas los pueblos originarios, la selva, los ríos y los animales no conocen fronteras, pero también los derrames petroleros, las fumigaciones aéreas de glifosato, la tala de árboles y el hostigamiento del Ejército no reconocen territorio nacional.
Las veces anteriores que hemos estado en Putumayo, ha sido en Puerto Asís, en donde volvimos a visitar nuestros amigxs de la comunidad Siona de Nuevo Amanecer. En esta visita acompañábamos a la Subcomandante Chimoltrufia, que venía con los libros que se lograron recolectar en Bogotá, como parte de la iniciativa solidaria de crear una biblioteca para la comunidad de Nuevo Amanecer. Fueron seis cajas de libros para niños, jóvenes y adultos en los cuales se pueden consultar  muchos temas incluyendo una serie de enciclopedias sobre animales e historia colombiana.
De igual modo vimos cómo avanzaron los niñxs de la comunidad coloreando el afiche de Plan Colombia. En esta oportunidad seguimos practicando los nombres de los animales en idioma propio,  mientras coloreamos un afiche de “Mesoamérica Resiste” y luego creamos unas tortugas de botellas PET. Para la próxima visita estamos pensando ¿qué otros métodos? se pueden utilizar en la retención del vocabulario del Idioma Siona.
Después de visitar Nuevo Amanecer cruzamos el Río Putumayo, pasando por el Puerto de Hong Kong, mirando las comunidades rodeadas por torres petroleras, llamas encendidas (llamaradas),  llegamos al Teteyé cruzando el Río San Miguel, llegando a Puerto Nuevo en Sucumbíos, Ecuador. Estuvimos una noche conociendo la capital, Lago Agrio y de allí partimos pasando por un territorio deforestado y estrangulado por oleoductos igualmente que en el Putumayo.
Finalmente llegamos a la desembocadura del Río Bermejo en el Río San Miguel, en la frontera de Colombia y Ecuador, donde se encuentra la Comunidad Cofán de Avie Kankhe.  Pasamos un poco más de una semana en la comunidad, relajándonos al ritmo de vida de las familias que nos recibieron en una casa de tablas sobre columnas, que miran a la junta de estos ríos que corren juntos sin mezclar sus aguas de distintos colores, el Río San Miguel oscuro y cristalino y el Río Bermejo turbio y rojo como los suelos de arcilla y barro de la llanura Amazónica. 
Uno de los motivos para la visita a la comunidad Avie Kankhe es la problemática educativa, ya que la política del gobierno Ecuatoriano es homogeneizar a las comunidades borrando su historia, identidad, lengua y cultura, mediante la imposición de una educación estatal, la cual no reconoce la diversidad cultural de los pueblos o nacionalidades indígenas  y mucho menos comprende su valor. Esta violación del derecho a la autonomía, y en este caso el derecho a una educación propia según sus intereses y perspectivas, es un retroceso para los pueblos o nacionalidades indígenas que ganaron estos derechos  con  décadas de lucha, lo cual el gobierno Ecuatoriano ahora ignora y menosprecia.
En los días que compartimos con las familias en la comunidad de Avie Kankhe, nos bañamos en el río San Miguel, ayudamos a tejer las hojas del techo, ayudamos a limpiar los alrededores de la Casa de Sanación que construía la comunidad, pescamos y anduvimos por la selva. Los días y noches pasaban tranquilos, con los cantos de aves, insectos y el agua de los ríos y sólo de vez en cuando esta paz fue interrumpida por el sonido de los helicópteros del ejército colombiano volando sobre territorio ecuatoriano y las lanchas “Pirañas” del ejército ecuatoriano vigilando el Río San Miguel. Sólo una vez escuchamos una explosión.
El día que nos reunimos con la comunidad nos detallaron mejor de la situación educativa que enfrentaban. Entre las distintas miradas, se consolidaron sus inquietudes en temas como la historia propia, la lengua propia, las artesanías, las plantas medicinales  y la música. A partir de estas  inquietudes se  está pensando en crear un proceso que cumpla con estas expectativas desde los saberes propios de la comunidad.
En este espacio de encuentro, realizamos una breve presentación de La Colmena mostrando los telones de Mesoamérica Resiste y Plan Colombia. Por el tiempo breve de compartir los telones después de hablar un buen rato; todas las personas comprendieron de la importancia de la temática en los telones relacionados con lo que están viviendo en su territorio.
Durante compartir de los telones de la Colmena, un mayor nos preguntó “¿por qué todos esos animales están dibujados y por qué no hay personas?”, nosotrxs explicamos las razones por las cuales no dibujamos humanos y para adaptarlo al contexto local, dimos el ejemplo en el que varias personas, sobre todo mayores de diferentes comunidades, no les gustaría ver un dibujo de un Curaca con una corona de plumas exhibiéndose por ahí, entonces el dibujar animales de importancia a un pueblo/nacionalidad con uno u otro símbolo, podemos hacer referencia a esa nacionalidad/pueblo sin apropiarnos de su imagen.
Cuando volvamos a regresar a la comunidad Avie Kankhe con calma, podremos repasar los telones y las temáticas que tocan el territorio y las historias de la comunidad, al igual que proyectar películas, ya que la comunidad lo sugirió como una manera de dar más claridad, sobre lo que pasa en otros territorios de otros pueblos y/o nacionalidades indígenas.
En este momento no se dio el tiempo más adecuado para compartir los telones sin embargo llegamos a conocer varias problemáticas que se ven en los telones de “Plan Colombia” y “Mesoamérica Resiste” que están ocurriendo en el territorio como la extracción petrolera, la militarización, la construcción de carreteras, la interconexión eléctrica y el proyecto de REDD+. Aunque Ecuador no es parte del Proyecto Mesoamérica como lo es Colombia, si hace parte de la versión suramericana de este modelo de desarrollo industrial y extractiva conocido como la Iniciativa de Integración de Infraestructura Regional de Suramérica (IIRSA), esta realidad compartida permite que la campaña gráfica de “Mesoamérica Resiste” sea de uso didáctico y relevante a la realidad ecuatoriana aunque el grafico no fue creado con historias del territorio. Esto se ve sobre todo en que Ecuador es de los países más avanzados en su desarrollo e implementación del IIRSA.
REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación) es un proyecto impulsado por las Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial, diferentes gobiernos, empresas y organizaciones como una estrategia para combatir las fuentes contaminantes que contribuyen a la crisis climática  en el Ecuador REDD+ está vinculado al proyecto estatal de Socio Bosques.
Por parte de muchos Pueblo Originarios y movimientos ambientalistas, REDD+ es criticado como el CO2olonialismo de los Bosquespor fomentar el mercado de carbono y seguir contaminando, mercantilizar los bosques y territorios y que usan “la conservación ambiental” como pretexto para imponer a las comunidades originarias y campesinas,  de cómo pueden vivir en sus territorios, controlando sus actividades cotidianas y de sostenimiento, pero a la vez permitiendo la explotación petrolera, minera, maderables, palma aceitera y de la misma vida como es con las plantas medicinales y las empresas farmacéuticas si el Estado lo quiere.
Esta mirada monetaria de la vida promovida por el llamado capitalismo verde va en contradicción de la vida, cultura y cosmovisión de los Pueblos Originarios que habitan en estos territorios. Según un estudio de Acción Ecológica, la organización ecuatoriana, Socio Bosque es un proyecto que no está formalmente articulado a REDD+ pero un proyecto precursor que busca preparar los territorios para entrar en los proyectos de REDD+.
Ya estando en el programa de Socio Bosque el contrato del proyecto es por 20 años que automáticamente renueva por otros 20 años y la comunidad solo se puede salir del proyecto si el Ministerio de Ambiente lo permite. El programa de Socio Bosque es del gobierno de Ecuador donde también están vinculados la organización ambiental Conservación Internacional (CI) y la entidad de ayuda internacional del gobierno estadounidense, USAid. A CI que ya hemos denunciado como un aparato del capitalismo verde que se esconde detrás de una imagen proteger el medio ambiente a la mano con comunidades locales.
En Ecuador CI tiene como línea estratégica trabajar sobre servicios ambientales y colabora con empresas petroleras que han perjudicado la selva y a las comunidades como son British Petroleum, Shell Oil, y Chevron Texaco.  La participación de USAid en la región es por medio de su Iniciativa por la Conservación de la Cuenca Amazónica que también se dedica al desarrollo de mercados de servicios ambientales.
USAid que tiene un legado de apoyar procesos vinculados a la desestabilización de gobiernos  no afines al gobierno de los EE.UU y por esas razones ha sido expulsado de países como Bolivia y Venezuela, está trabajando con distintas comunidades indígenas de la Amazonia ecuatoriana nombrando específicamente los Huaorani y con otra organización ambiental institucional, The Nature Conservancy, creó el Plan de Manejo de la Reserva Ecológica Cofán Bermejo.
Además del proyecto de La REDD+ y la militarización están las carreteras. La administración del Cantón de Cáscales está presionando para construir una carretera por la mitad de la Reserva Cofán Bermejo aunque las comunidades no están de acuerdo y exigen un estudio previo del impacto  ambiental que aún no se ha hecho.  

Las comunidades saben que si una carretera entra al territorio no habrá manera de detener ni la minería, ni la extracción petrolera ni la presencia de colonos que toman territorios talando indiscriminadamente.  Las carreteras traen el “progreso” y esto significa para las comunidades el exterminio de la selva y la destrucción del territorio y la cultura propia, esto se evidencia en un sin número de comunidades originarias que han perdido su territorio y cultura engañados por el “progreso”. 
La historia de la nación/pueblo Cofán es larga, compleja y apenas estamos empezando a conocerla. Nosotras como abejas, como proceso de Polinizaciones esperamos poder seguir visitando y compartiendo con la comunidad de Avie Kankhe para aportar nuestro granito de arena en la defensa del territorio y fortalecimiento al pueblo/nacionalidad Aí / Cofán.