miércoles, diciembre 10, 2014

Memorias de la Caravana Climática en el Alto Magdalena y Ahora Mismo Necesitan Apoyo!!




A comienzos del año un grupo de jóvenes latinoamericanos partieron de Tucson, Arizona en los EE.UU. en un viejo bus escolar pintado con grafitis en una iniciativa conocida como la Caravana Climática por Latinoamérica. La mencionada caravana, ha sido una Gira de Acción que ha viajado por México, Centroamérica y una parte de Suramérica para terminar su recorrido en Lima, Perú para el COP+20 a comienzos de diciembre y participar en el Cumbre de los Pueblos frente el Cambio Climático. En esta gira visitaron comunidades que viven las realidades causadas por la crisis climática que parten desde sus diversas experiencias de los impactos ocasionados por los proyectos que profundizan la crisis climática y las luchas en contra las políticas y proyectos que contribuyen a la dicha crisis. En estas comunidades tanto urbanas como rurales han realizado la investigación necesaria para producir una serie de reportajes en radio, audio-visual, escrito y fotográfico sobre como el extractivismo de hidrocarburos, todo tipo de minería, monocultivos, generación masiva de electricidad por medio de represas, la energía eólica al igual que los programas promovidos para contra arrestar la crisis como el REDD+ y la economía de carbón no están ayudando la situación sino que la empeoran. 

También en esta gira se realizaron varias charlas y talleres para estas comunidades brindando una orientación sobre como las instituciones internacionales y sus políticas que promueven que estos tipos de proyectos entran a los territorios produciendo la perdida de las comunidades y ecosistemas. Estos talleres por medio de películas, charlas, ejercicios, y el uso de la campaña gráfica de Mesoamérica Resiste, la Caravana Climática pudo apoyar a las comunidades de esta manera. Al comienzo de la gira una abeja de EE.UU, acompañó a la caravana durante el recorrido en México, brindando unos talleres a las comunidades y cuando tuvo que regresar para el Norte, la Caravana siguió con el telón usándolo por todo el camino para ayudar a las comunidades de como lo que ellos viven y lo que está pasando en su territorio también está pasando en otros países vecinos y en todo el mundo. De cierta manera la Caravana Climática cumplió con uno de los primeros objetivos de la creación de Mesoamérica Resiste por parte del Colectivo de Diseño la Colmena que era devolver este material a las comunidades que aportaron sus historias a la creación de este material. También hay otras caravanas que se están realizando con otros propósitos por México y Centroamérica que van a utilizar Mesoamérica Resiste como material pedagógico para difundir en las comunidades.

Hace unos meses tuvimos el gusto de encontrarnos con la Caravana Climática durante nuestro trabajo de acompañamiento del proceso de La Jagua, Huila, impactado por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo. La Caravana entró desde el norte después de visitar a Bogotá, Santander, La Guajira y Venezuela. En Neiva pudieron compartir con ASOQUIMBO y conocer las amenazas al río de Las Ceibas que abastece el agua para la ciudad, tanto en Neiva como en la vereda de Santa Helena donde nace. El río de las Ceibas, Santa Helena, Neiva y todas las personas que dependen de sus aguas, las cuales están amenazadas por que la empresa Alange Energy solicitó una licencia ambiental para explorar y explotar petróleo en esta zona, provocando una organización civil muy fuerte que logró el 28 de mayo de este año obtener la cancelación del contrato de concesión para la exploración y producción de hidrocarburos por 20 años en la cuenca del río las Ceibas. La cancelación del contrato de concesión E&P VSM–13 firmado en 2011 entre la Agencia Nacional de Hidrocarburos y la multinacional petrolera Alange Energy, filial de Pacific Rubiales, significa por el momento un triunfo para el departamento del Huila y los pobladores así lo celebraron en una gran marcha de concentración en la ciudad capital de Neiva un día después de anunciada su derogación.

Después de Neiva la Caravana se fue a la comunidad del Hobo y al embalse de Betania. En esta primera parte del recorrido los pescadores del municipio de Hobo compartieron la problemática de como la represa de Betania les obligó convertirse de agricultores a pescadores y ahora que son pescadores la construcción y llenado del Quimbo pone el peligro toda la pesca y piscicultura en el embalse de Betania, todos quedarían en la ruina. Después del Hobo los pescadores llevaron la caravana a la obra del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo donde pudieron documentar directamente la gravedad de los impactos y la escala de la obra. Por la tarde y noche de ese día tuvimos el gusto de recibir la Caravana Climática en La Jagua donde descansaron unas horas en las Peñas del río Yuma antes de compartir con la comunidad por la noche de lo que trataba la caravana, mostrar unos cortometrajes que se realizaron en México y Guatemala y también escuchar a las personas de la comunidad y que se está viviendo con la represa, las petroleras y la militarización del territorio.

Al día siguiente fuimos a una comunidad vecina, que por medio de la iniciativa conocida como “Geocoreografias” adelantada por el colectivo “Jaguos por el Territorio” pudimos conocer, El Pital, Huila. El Pital (1664) es un municipio en el centro del Huila sobre un ramal de la cordillera central de los Andes que como La Jagua (1540), fue fundado como un “Pueblos de Indios” en la época colonial cuando los invasores españoles no permitían la convivencia de blancos e indios.

El municipio se dedica principalmente a la agricultura, sobre todo a la producción de café, y su principal afluente hídrica es la Quebrada La Yaguilga y sus nacientes están amenazadas de ser compradas por Emgesa, Hydrochina entre otras empresas multinacionales. El Pital en su territorio inundado es mínimamente impactada por el P.H. El Quimbo, sino está en la zona de afectación incluyendo el Zanjón de Corinto, un zanjón con petroglifos que tienen unos 3.000 años de antigüedad que es considerado un sitio sagrado para la comunidad de La Jagua y otros habitantes de la zona. 

Emocionados con poder recibir la Caravana Climático unos jóvenes de la comunidad que son participantes de Geocoreografias y que pertenecen a la Red Pitayó de Jóvenes RPJ, organizaron un súper evento para recibir la Caravana. En las semanas que llegó al Huila la Caravana se anunció en toda Colombia que se piensa implementar un método controversial de extraer gas natural y petróleo con explosiones subterráneas o fractura hidráulica, más conocida como “fracking”. Cuando se anunció el fracking, una técnica que ya ha devastado el agua subterránes en regiones de países como EE.UU. y Argentina, se anunció que en el Huila que se pretendía implementar el fracking en 16 municipios del Huila que incluye a todos los municipios impactados por el P.H. El Quimbo, incluyendo el Pital. RPJ organizó un evento en la Casa Curial en donde los estudiantes y otras personas de la comunidad de secundaria de dos colegios del pueblo, asistiendo por la mañana para escuchar la Caravana Climática, ver sus materiales realizados  y también unos cortometrajes sobre el fracking. 

Después del almuerzo en la tarde fuimos al polideportivo donde se colgaron los dos telones de Mesoamérica Resiste y entre la Caravana, abejas, Jaguos y RPJ se hizo la dinámica de análisis colectivos con presentaciones, con los estudiantes de 11 y 10º de los dos colegios del pueblo. El tiempo, espacio y cantidad de personas que participaron, permitió un trabajo fructífero donde los grupos pudieron mirar, hablar bien y después adecuadamente presentar sus escenas del telón a los demás. Esa noche las personas de RPJ invitaron a la Caravana a llevar el bus gigante hasta la junta de las Quebradas las Minas y Yaguilga donde acampamos esa noche. Al día siguiente la Caravana tuvo que seguir en su ruta, partiendo para el Putumayo donde se encontraron con una minga de resistencia por la defensa del territorio, sobre todo por la problemática de la extracción petrolera en ese territorio Amazónico.

Hace unos días en camino a Lima en el Ecuador, el CheBus de la Caravana fue retenido por las autoridades ecuatorianas. Aunque el bus ha viajado por todo el continente sin problemas, entraron a Ecuador con todos documentos vigentes y llevan tiempo allá con todos los papeles al día, sin embargo alguien con poder en el Ecuador no le ha parecido que conveniente que la Caravana llega a Lima. ¿Será por que la Caravana esta colaborando con el colectivo YASunidos que busca detener la explotación petrolera en la zona del Yasuní en la Amazonia ecuatoriana? Ahora mismo la Caravana y YASunidos necesitan todo el apoyo que se puede, al compañero que maneja el CheBus, Cristian Guerrero, podría enfrentar cargos penales por conducir un autobús por motivos distintos al turismo con una pena de hasta tres años de cárcel! Por favor apoyen a la Caravana con una firma y si puedes ayudar con dinero para los costos legales.

Lxs compañerxs han tenido un largo camino y el poder recibir y compartir este territorio con la Caravana Climática fue un momento especial que las abejas, Jaguos por el Territorio y RPJ recordamos con mucha alegría, energía y reflexión de las experiencias que trajeron al Huila. En estos momentos difíciles que los intereses del Estado y los intereses extractivistas se oponen al labor de la Caravana pedimos a todxs las personas solidarias de ayudar en difundir lo que están pasando y si pueden ayudar de otras maneras de ponerse en contacto con la Caravana por medio de: caravanaclimatica@gmail.com.