jueves, noviembre 06, 2014

Mesoamérica Resiste en el Resguardo Indígena de Quichaya (Silvia, Cauca)

Nos encontramos con los docentes de la Institución Educativa de Quichaya, ellos queriendo saber sobre la “realidad latinoamericana” actual, nosotros con ganas de escuchar nuevas palabras y voces que nos inspiren para fortalecer procesos de transformación social. Decidimos entonces invitar a los participantes a dividirnos en 5 grupos, dos analizaron el telón de “Plan Mesoamérica” y los otros tres el telón de Mesoamérica Resiste. Algunos docentes mostraron su interés en analizar de cuáles son los procesos de colonización que siguen sucediendo en su territorio como las formas de hacer endeudar al campesinado en su tierra, como las políticas económicas y ambientales del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Mundial de Comercio que fueron mucho más fácil de explicar y compartir entre todos y todas sin ningún manual pero sí con sentido común observando bien la ilustración y comprendiendo como esas políticas nos están afectando directamente.

También fue esclarecedor para todos y todas que la cultura de consumo está tan inmersa en las comunidades que no estamos viendo críticamente que alimentos estamos consumiendo y que cultura estamos también consumiendo. Hablando de la importancia del mercado, como un banco de semillas vivo, nos cuentan que el mercado de Silvia, conocido por su diversidad y colorido cada vez se ha ido debilitando, se ve allí que cada vez son menos los productos propios y más los productos externos y que esto es una especie de “medidor” para saber que está sembrando la gente, que estamos produciendo, sin embargo reconocimos que a diferencia de otros pueblos sigue siendo un espacio de encuentro, de semillas, de alimentos propios, de intercambio con otros productos de la parte baja.

En la escena del parto todos los participantes hablaron de la importancia del parto natural y que esas eran plantas medicinales, listo! Preguntamos a los hombres cuáles eran esas plantas, algunos compañeros indígenas sabían otros no, pero definitivamente los docentes hombres que no son de la comunidad no sabían, a pesar de que en el Silvia (su caso urbano) las parteras y sus servicios son muy solicitados! Comenzaron entonces a preguntarse entre ellos cuáles eran esas plantas, que es eso de alimentos “fríos” y “calientes”.

Para todos fue bien importante hablar de la asamblea, un espacio muy importante aun en algunas comunidades pero que se ha venido debilitando, tal vez por abuso de algunos dirigentes, sin embargo los compañeros y compañeras de la comunidad lo siguen defiendo como la máxima autoridad, como el espacio primero para tomar decisiones.

Después de analizar, reír y llorar “Mesoamérica resiste” vimos el documental “Minerita”, que cuenta la historia de la minería en el cerro de Potosí a través de la historia de vida de tres mujeres y como ellas tienen que sufrir mucho más que los hombres: conseguir para subsistir y cuidarse de ser violentadas por los mineros en cualquier momento. Las mujeres docentes estaban impactadas hablando de la “berraquera” de esas mujeres, pero también se dijo de cómo esta situación pasa en la comunidad de Quichaya, como esa violencia hacia la mujer sigue sucediendo muchas veces como algo que es “normal” y que no se está discutiendo a profundidad. 

Nuestra intención más que “enseñar” era compartir y escuchar la palabra de la gente que día a día está construyendo comunidad, bueno y  no vamos a decir mentiras, que no son “todos” los docentes los que están metidos en esto, pero al menos dejar algo de picante en el corazón y el pensamiento de cada uno y de cada una, algo de digna rabia.