domingo, abril 20, 2014

El vuelo artístico y social de La Colmena

Original: Suregión, Autora: Laura Perdomo

El vuelo artístico y social de La Colmena

Desde el año 2007, La Colmena llegó a Colombia para tejer sentido y reflexión sobre las problemáticas globales ligadas al territorio y sus pueblos. 
 
La primera impresión puede ser un desorden de imágenes a blanco y negro distribuidas en un telón. En la parte superior de éste, el título Plan Mesoamérica sobresale como la única leyenda de la gráfica. Jonathan Luna expone a un grupo de estudiantes la representación visual, la cual refleja varias problemáticas sociales y culturales que acontecen a nivel global.

Mesoamérica Resiste hace parte del grupo de campañas gráficas que produce, difunde y socializa el Colectivo de diseño La Colmena, un equipo investigativo que acompaña comunidades de diferentes países de Latinoamérica, en aras de visibilizar flagelos transversales relacionados con el territorio, economía, cultura, medio ambiente, y otros, “a través del dibujo como método comunicativo que traspasa fronteras lingüísticas, culturales o de niveles de educación formal e informal”, manifiesta Jonathan.

En la costa sureste del estado de Maine en Estados Unidos, La Colmena tiene su sede principal donde “normalmente hay entre 15 y 20 abejas comprometidas con promover nuestro trabajo y llevarlo adelante de manera constante”, según declaran en su página web. Fundado en el año 2000, tienen labores permanentes en Colombia, Canadá, México y Guatemala.

Jonathan Luna es un joven que hace parte de La Colmena. Su vida se movió entre USA y Colombia antes de habitar definitivamente el país suramericano donde tiene raíces, con el propósito de continuar el proceso trazado con el colectivo. Hoy, desde su experiencia y conocimientos, le aporta sustancialmente al desarrollo de estas propuestas artísticas.

 


¿Qué son las Campañas Gráficas?

 
 Desde el año 2007, La Colmena llegó a Colombia para tejer sentido y reflexión sobre las problemáticas globales ligadas al territorio y sus pueblos. Dichas Campañas consisten en unos grandes telones que se socializan, los cuales son resultado de una investigación directa que se desarrolla con comunidades. “Hacemos una especie de traducción de la palabra a la imagen y por medio de esos dibujos creamos murales que además de ser obras de arte, van más allá y cumplen con unas necesidades pedagógicas y educativas”, manifestó Jonathan.

Hasta la fecha, se han elaborado cuatro campañas que abarcan temas como: Tratados de Libre Comercio (TLC-ALCA), Guerra contra el narcotráfico y Plan Colombia; Minería y Carbón; y Mesoamérica Resiste, ésta última que se divulga actualmente en distintos escenarios del país.

Mesoamérica Resiste tiene nueve años de trabajo. Se inició con una gira de investigación en noviembre de 2003 que recorrió todo México hasta llegar a la frontera con Colombia. Desde entonces, se hicieron tres borradores en diálogo con aquellos que vivían problemáticas relacionadas con minería, proyectos turísticos, represas, militarización, violencia, monocultivos, entre otros. “Abordando todas esas experiencias creamos metáforas y simbolismos que cruzan culturas y regiones, para sustituirse gráficamente”, expresó Jonathan frente al proceso de creación de la campaña.

En esencia, las campañas buscan que las comunidades se vean reflejadas en cada ilustración y cualquier persona del mundo vea y entienda las historias que las inspiraron.

“Los que realizaron el telón no sólo fueron diseñadores, ilustradores o artistas, sino investigadores, pedagogos, y aquellos inmersos en la gestión de difusión. Se requiere mucho más de la habilidad de dibujar para crear una obra artística, en este caso”, añadió Jonathan.


Tejidos sociales, artísticos y comunitarios en Colombia

Numerosos han sido los procesos comunitarios que este colectivo ha acompañado. Mesoamérica Resiste ha estado en países como Venezuela y Ecuador, además de socializarse en distintos lugares de Colombia. La difusión de estas campañas ha permitido expresar que lo que viven las personas representadas en los murales puede suceder en cualquier parte del mundo.

A través de la iniciativa denominada Polinizaciones, gestada por integrantes de La Comena, se comparten obras gráficas con comunidades que impulsan procesos que defienden los territorios amenazados por proyectos extractivos.

En el Huila, tienen un área de trabajo permanente con personas afectadas por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo en el municipio de La Jagua, denominado Jaguos por el territorio, y del cual Jonathan Luna es colaborador activo.

Los wayuú en La Guajira, campesinos en el Huila, indígenas del Putumayo asolados por la megaminería y el petróleo, son algunas de las poblaciones que han acompañado en procesos de representación a través de la imagen. También, las articulaciones con organizaciones y movimientos son múltiples: Red Juvenil de Medellín, Movimiento Ríos Vivos, Colectivo de Comunicación Territorio Tamabioy (Valle de Sibundoy, Putumayo), Cefic (Propuesta Educativa del Consejo Regional Indígena del Cauca), Fuerza de Mujeres Wayuu (Guajira), pueblos indígenas guambianos (Cauca) y diferentes universidades del país.


El siguiente viaje de las abejas

Seguir difundiendo los telones gráficos es uno de los pasos en la continuación del proyecto. De igual forma, la idea de nuevas propuestas de campañas está presente. No obstante, dado el carácter de autogestión que posee el colectivo, Jonathan comenta que se deben mirar aspectos logísticos y de tiempo, “pues toca ver qué está en nuestra capacidad como grupo. Ésta última campaña fueron nueve años de trabajo y no queremos otro proyecto con esa duración”.

Por lo pronto siguen recorriendo el país. Recientemente participaron en la apertura de la exposición Contraexpediciones con la socialización del trabajo Mesoamérica Resiste, en el Museo de Antioquia en Medellín.