jueves, mayo 30, 2013

Polinizaciones en Piamonte (baja Bota Caucana)

Hace más de diez años que el Colectivo de Diseño La Colmena llegó al Putumayo por primera vez, realizando la investigación para crear la campaña gráfica sobre el Plan Colombia. Muchas cosas han cambiado desde entonces y desafortunadamente la presencia de fumigaciones aéreas sobre las comunidades indígenas de la Amazonia Colombiana y la explotación de petróleo en su territorio ha escalado desde el inicio de  esta obra.



Polinizaciones acompañó la Escuela de Comunicación Propia del Putumayo a la Baja Bota Caucana a documentar las problemáticas de la región, a continuación: Explotación de petróleo por parte de la multinacional canadiense Gran Tierra, centrando su inversión para exploración de pozos petroleros en los Bloques Costayaco, Guayuyaco y Moqueta con 163 millones de dólares y Pacific Rubiales en los bloques Teracay y Tacacho, afectando tenazmente las selvas del Caquetá, Bota Caucana y Putumayo, las fumigaciones aéreas como parte del Plan Colombia que buscan desplazar  y enfermar a la población, la construcción de la carretera marginal de la selva del IIRSA para facilitar la extracción de petróleo y la minería de oro.


El territorio, resguardado por la serranía de Los Churumbelos, nacedero de innumerables ríos Amazónicos como el Congor, El Tambor, El Fragua, El Fraguita entre otros; quiere ser privatizado para la constitución del Parque Natural Auca Wasi, bajo el pretexto de “desarrollo sostenible” buscando la venta de “ servicios ambientales” (venta de oxigeno y biopiratería) en concordancia con las políticas internacionales de conservación, creadas por monstruos multinacionales de dudosa reputación como WWF, la USAid y el BM; para así esconder la destrucción petrolera con inversiones en estos fondos por parte de dichas empresas contaminantes, en concordancia con la geopolítica de privatización de la Amazonia y la política de aseguramiento territorial que promueve el estado a través del ejército.

Este territorio está poblado por  indígenas Inga y más reciente Nasa y Awá, además de una población colona que aumenta,  igual que la tala de bosque para la minería y los monocultivos de arroz de (Arroz Roa), coca, y ganadería, estas comunidades corren gran riesgo de desplazamiento como lo mencionan varios pobladores, quienes plantean un futuro para las nuevas generaciones a partir de la organización de sus comunidades frente a los megaproyectos y parques nacionales. 

Ancestralmente este es el territorio del Pueblo Andakí del cual varias personas de la región tienen abuelos o familiares que fueron raptados de estas comunidades que no se ven desde hace más de 80 años. Estando en la zona, tuvimos el privilegio de ver petroglifos en las cabeceras del Río Congor muy parecidos a los que vimos en el territorio de La Jagua, Huila. La conexión siendo muy posible ya que el río Fragua de este territorio nace del mismo cerro que nace el río Suaza que desemboca en el río Magdalena en la zona de La Jagua.  

En el recorrido fuimos testigos de cómo las políticas de Estado de extracción y militarización van mano en mano con la destrucción del medio ambiente por la contaminación de estas industrias, la desintegración del tejido social de las comunidades que viven en una tierra contaminada y ya no pueden vivir como hacían antes, resultando en su empobrecimiento que con la violencia se vuelve el último empujón hacia la muerte o el desplazamiento forzado del territorio.


Fue justo este territorio que se aprovechó los espacios para dar unos talleres sobre el “Plan Colombia” y el “Verdadero Costo del Carbón” a las comunidades donde llegamos.  Retro-alimentar la historia del Plan Colombia y el extractivismo en las comunidades y territorio que vio nacer el grafico del Plan Colombia y que hace más de 10 años que se mostró y que dicha iniciativa, sigue siendo necesario y de gran valor. Como anécdota, cabe destacar lo surreal que fue presentar sobre el Plan Colombia a las personas, mientras los helicópteros Blackhawk del relato, sobre volaban sobre nosotros en ese preciso instante, como para decir “palabra cierta”.