sábado, junio 28, 2008

VI Encuentro Continental Tawaintisuyu Pacha

Después de combatir el viento y la arena, las abejas suramericanas por primera vez nos pudimos encontrar y formar un enjambre en una playa en el Golfo de Venezuela. En la comunidad de Caimara Chico, en la Guajira Venezolana, territorio Wayúu, llegamos al VI Encuentro Continental Tawaintisuyu Pacha que reunió a los jóvenes y pueblos originarios de Alaska hasta el cono sur. Aunque el encuentro terminó siendo algo muy distinto a lo que una buena parte de los integrantes imaginaron cuando hicieron el esfuerzo por llegar al lugar, el tiempo y el espacio se aprovecharon para compartir entre las personas de los distintos pueblos presentes.

El pueblo Wayúu aportó una variedad de experiencias de distintas regiones de su territorio, como por ejemplo, las luchas en contra de los intereses de las multinacionales y los esfuerzos por mantener el uso de la lengua Wayúunaiki y la cultura y costumbres Wayúu en los jóvenes. Cada tarde antes de el anochecer, grupos de niños, niñas y jóvenes Wayúu invitaron a todos los presentes a bailar la Yonna, un baile tradicional de los Wayúu, en la playa. Al compartir las costumbres de otros pueblos y también en sus relatos de resistencias y luchas, se alimentaron las experiencias y conocimientos de las personas de los pueblos que han vivido estos procesos. Las experiencias alrededor de los conflictos de los intereses energéticos de distintas multinacionales en el territorio Wayúu fueron tomados en cuenta.

Uno de estos conflictos, que ha sucedido no muy lejos de donde fue el encuentro, es el del gasoducto Antonio Ricaurte Transcaribe que va de Colombia a Venezuela. Este gasoducto financiado por Ecopetrol, CheveronTexaco y PDVSA, este último responsable de su construcción, creó conflictos, divisiones, manifestaciones y destrucción ambiental en más de 62 comunidades Wayúu que están en su camino. Este gasoducto es de los primeros pasos regionales hacia la implementación de los proyectos del IIRSA y el Plan Puebla Panamá.

Los intereses energéticos también tienen que ver con el carbón de la Sierra de Perijá, que se extiende al otro lado de la frontera en territorio colombiano, y en donde está la gigantesca mina del Cerrejón. El carbón de esta mina es llevado hasta Puerto Bolívar por medio de un tren privado operado por la mina. Al lado del puerto, en la entrada de Bahía Portete, en la comunidad Media Luna, giran constantemente los molinos del proyecto del Parque Eolico Jepirachi de las Empresas Publicas de Medellín. Estas son algunas de las violaciones a su territorio por los intereses energéticos, que no incluyen los conflictos creados en la Guajira por los intereses de las grandes hoteleras y la reciente propuesta estadounidense de crear una base militar en la Guajira Colombiana.

Por su ubicación geográfica, la península de La Guajira está en la mira de los intereses energéticos, militares y comerciales de las empresas y Estados del norte, pero también por los mismos Estados que hoy en día ocupan su territorio. Sin embargo muchos de los mayores, mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños del pueblo Wayúu siguen en sus luchas por su territorio, autonomía y autodeterminación.

------------------------------------------------------------------------------------------------

After combating the wind and sand, the South American bees for the first time were able to swarm on the beaches of the Gulf of Venezuela. In the community of Caimara Chico, in the Venezuelan Guajira, Wayúu territory, we landed at the VI Continental Encuentro Tawaintisuyu Pacha that brought together indigenous youth and elders from Alaska to the Souther Cone. Even though the encuentro ended up being something quite different from what a lot of the participants imagined when they made the efforts to arrive to the area, the time and space were used to share amongst the different peoples present.

The Wayúu peoples shared a variety of experiences from different regions of their territory, for example the struggles against transnational companies and the efforts to maintain the Wayúunaiki language as well as Wayúu culture and customs with the youth. Each afternoon groups of Wayúu children and youth would invite everyone to go dance the Yonna, a traditional Wayúu dance, on the beach. In sharing in the customs as well as stories of resistance and struggle, the experiences and knowledge of the peoples who have lived these processes were fed creating greater awareness. The experiences surrounding the energy interests of different multinational companies in Wayúu territory were a case in point.

One of those conflicts that has occurred not far from where the encuentro took place is the Antonio Ricaurte Transcaribe Natural Gas Pipeline connecting Colombia to Venezuela. This pipeline financed by Ecopetrol, CheveronTexaco and PDVSA, the latter being responsible to the construction, created conflicts, divisions, protests and environmental destruction in more then 62 Wayúu communities that are in the pipeline’s path. This pipeline is one of the first steps in the regional implementation of projects affiliated with the IIRSA and the Plan Puebla Panamá.

The energy interests that are related to the coal in the Sierra de Perijá also extend over the imaginary border into Colombian territory, where the mammoth mine of Cerrejón is located. The coal from this mine is taken to Puerto Bolívar by means of a private train operated by the mine. Next to the port, at the entrance of Bahía Portete, in the community Media Luna are the constantly turning windmills of Parque Eolico Jepirachi project of the Empresas Publicas de Medellín. These are just some of the violations in their territory in relation to energy interests, not to mention are the conflicts created in la Guajira because of hotel and tourism interests and the recent United States proposal to create a military base in the Colombian Guajira.

Because of its Geographic location, the Guajira peninsula is in the vision of energy, military and commercial interests of companies, the States of the north as well as the same States that today occupy these territories. Regardless, many Wayúu elders, women, men, youth and children maintain the struggles for their territory, autonomy and self determination.