viernes, enero 22, 2016

Polinizando con el Comité Salvemos al Río Baché


Fotos:  Comité Salvemos al Río Baché

Durante diciembre del año pasado se celebró un evento de socialización de la campaña gráfica de Mesoamérica Resiste en la vereda de San Miguel,  Municipio de Santa María, Huila. El taller fue realizado para los integrantes del Comité Salvemos al Río Baché, habitantes campesinas quienes actualmente se han movilizado en contra de los proyectos hidroeléctricos planeados por la Electrificadora del Huila S.A. Electrohuila para el río Baché. El mismo busca construir dos centrales , una a la altura del municipio de Santa María y otra a la altura de la vereda El Socorro. Las céntrales eléctricas a diferencia de las hidroeléctricas se hacen en valles menos estrechos y normalmente no tiene embalses o implican la canalización de los ríos. Hay una oposición a todas estos proyectos de generación eléctrica por que es para generar la energía necesario para proyectos de industrialización y extracción de recursos que perjudica el territorio y sus habitantes.

Nueve días antes de dicho taller, la comunidad de Santa María recibió el aviso de una visita de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, cuyos integrantes planeaban venir con Electrohuila para realizar unos estudios de viabilidad en la zona. Desde las 8 de la mañana la comunidad de Santa María salió a la vía, a la espera de esa visita no tan bienvenida  ya que, en abril del 2015 –durante una audiencia pública—, la comunidad había expresado claramente su rechazo al proyecto y a una concesión de 50 años del río Bache y afluentes. Es decir, se opuso a la entrega de las fuentes hídricas de su municipio al sector privado.

Aun así, la CAM, Electrohuila y HMV ingenieros, mantuvieron su visita técnica a la zona en donde se construiría una de las  micro-centrales proyectadas. Como resultado,  unas 1000 personas de la comunidad afectada por dicho proyecto  se tomaron la vía, dejando claro que no lo permitirían.

Durante la toma, la comunidad declaró  ante los medios que: “no permitimos el ingreso por que  el Estado no defiende los intereses del campesino, sino entrega la soberanía nacional a las empresas multinacionales y nacionales que destruyen todo a su paso por la ambición de una energía y minerales que no es para nosotros pero si la destrucción del tejido social y el ambiente.”

Al compartir Mesoamérica Resiste, se abrió un espacio en donde las personas que lucharon y continúan luchando por la liberación del río Baché aprendieron sobre situaciones similares que han ocurrido varias veces a lo largo de la historia del país, el continente Abya Yala - Americano  y el mundo, y como las mismas pueden influir en su situación actual. Asimismo, le queda claro al Electrohuila, la CAM, Emgesa y todas las otras empresas generadoras de electricidad que, en la medida que vayan a realizar visitas técnicas para desarrollar represas adicionales, se encontrarán con comunidades movilizadas,  listas para expulsarlas o para plenamente prevenir su entrada, porque a través de la región la misma posición se mantiene: ¡Ni una represa más!