jueves, marzo 05, 2015

Maikiralasalii y las Abejas afilan aguijones para un nueva lucha en contra el carbón



Ya llevamos unos años en que la mayoría de nuestro tiempo dentro de Venezuela  se ha pasado en la ciudad de Maracaibo – Edo Zulia, sin embargo desde mucho  antes estamos en una polinización cruzada con lxs compañerxs “que no se venden” de la Sierra de Perijá.

Desde que comenzamos a frecuentar a Maracaibo como base, cada vez que podemos dejar el sonido de las cornetas, zumbidos de aire acondicionado, los gritos, el humo de los carros, la basura amontonada en las calles, los calores extremos reflejados por el concreto, asfalto y láminas de zinc, dejamos todo esto atrás por las aguas de un río filtradas por piedras y trozos de carbón, por la sombra y frescura de la brisa que atraviesa los árboles, bejucos y arbustos, donde guacamayas, tucanes y otras aves vuelan sin preocupación de disparos o captura y se llega a topar con monos araguatos y arañas, morrocoy y nutrias con regularidad.  Volvemos al río Socuy, a las comunidades de Wayuumaana y Kasussain donde lxs compañeros Wayuu  tienen más 15 años resistiendo los intereses carboneros del gran capital extractivista.

Con todos los desafíos que existen en la sociedad facilista del petróleo y la cooptación amplia y homogeneizadora que ha sido el clientelismo disfrazado de socialista dentro del Chavismo en Venezuela.  Las personas de la Organización Wayuu Maikilralasaalii han estado caminando un proceso de construcción de autonomía, forjando una auto determinación colectiva en base a conceptos como tierra, agua, dignidad. Un proceso netamente Wayuu en donde el wayuunaiki domina los espacios y por otro lado ha creado alianzas y relaciones de solidaridad y apoyo mutuo con sectores tan diversos como ecologistas, Chavistas, anti-capitalistas,  anarquistas, otros pueblos indígenas  y con otras organizaciones Wayuu en Venezuela y Colombia.

Lxs habitantes del río Socuy no cultivan todos sus alimentos, ni procuran todas sus medicinas del bosque seco tropical, sin embargo se alimentan con dietas fortalecidos por la leche de sus cabras, gallinas de campo y cultivos de kepeshuna (frijol guajiro- una variedad endémica), auyama, yuca, y manzanilla -que logran comercializar en la tienda de Hierba Buena en Maracaibo-. Los habitantes se mantienen activos en procesos de formación con talleres de temáticas como  producción y aplicación de biofertilizantes, aplicación y uso de paneles solares, y ya han producido varios cortos y largos audio visuales. 

La cacería  de los animales silvestres está prohibida y siguen con la cría de morrocoy, que se inició realizando trueques de cartones de huevos de gallinas por morrocoyes que los habitantes de la comunidad El Paraíso vendían para el consumo humano, de este modo Organización Wayuu Maikilralasaalii  salva a los morrocoyes de esta suerte.

El Socuy está caminando y tejiendo su propia realidad dentro de un contexto donde se conoce la Sexta Declaración de la Selva Lacandona del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional EZLN, pero a la vez existen dentro la Venezuela petrolera y asistencialista donde cada vez más personas de todas las tendencias políticas quieren que “Papa Gobierno” solucione todo y la cultura del “hazlo tú mismo”, sostenibilidad y auto producción es más escaso que el jabón, pañales desechables y leche.

En esta visita llegamos con amigos y aliados al proceso del Socuy al igual de personas que subían por primera vez. Llegamos al inicio de un proceso de formación de tejido de sombreros y pudimos combinar nuestras propuestas de actividades con la que ya andaba en marcha. Durante esa semana y el día que realizamos actividades las personas se dedicaban a crear y tejer sombreros Wayuu y a mediados de la tarde se colgó los telones de las campañas gráficas de Mesoamérica Resiste y el Verdadero Costo del Carbón. El telón del Verdadero Costo del Carbón pertenece a la Escuela Autónoma de Yalayalamana  y si alguien le interesa apoyar con imprimir un telón de Mesoamérica Resiste para los procesos formativos del río Socuy se pueden poner en contacto con las abejas. 

Durante un par de horas relatamos las historias de los pueblos y seres de las montañas de Apalachia y su lucha en contra la minería de carbón y también la historia de los pueblos de Mesoamérica y la historia larga de la lucha y resistencia que inicio con la invasión de los Europeos y sigue hoy con los intereses neoliberales y extractivistas. Durante todo el tiempo de la presentación de los dos telones, se presentó con traducción consecutivo en wayuunaiki y lxs personas presentes usaban su lengua propia mientras que observaban, escuchaban, conversaban y reflexionaban.  Todo esto giraba en torno a la historia del pueblo Wayuu y el río Socuy, que se relató por medio de los telones; los Wayuu que migraron sur al norte de la Sierra de Perijá a raíz de la sequías en La Guajira, luego siendo desplazados por los proyectos mineros de las minas de carbón del Guasare y Paso del Diablo, las represas de Manuelote y Tulé y ahora nuevamente en pie de lucha en contra los intereses carboneros.

Después de 15 años resistiendo la expansión  de las minas de carbón de la Sierra de Perijá que implicaría el desvío del Río Socuy y construyendo las alternativas ecológicas y auto sostenibles, resistiendo los proyectos de la Iniciativa de Integración de Infraestructura Regional de Sudamérica (IIRSA) para exportar carbón por medio de la construcción de Puerto América en el territorio de Isla de Toas, Zapara y San Carlos y logrando que el Presidente Chávez en vida cambiara su posición y declarar que el carbón se quedaba debajo del suelo. Después tener que seguir resistiendo a las pretensiones del gobernador Chavista del Estado Zulia, Arias Cárdenas, de crear una planta de generación carbo-eléctrica en el Guasare.

Y ahora después de 15 años de resistencia el 10 de febrero el Presidente Nicolás Maduro firmó el Decreto 1.606 dando luz verde a la expansión de la minería de carbón. La amnesia cínica y selectiva de Maduro y Cárdenas pareciera subestiman  al pueblo creyéndolo sin memoria después de un fuerte movimiento de resistencia popular que logro que Chávez se retráctara y dijera –no al carbón- en el 2007, luego de que en el 2003 anunciara la triplicación de éste. Esta amnesia selectiva del actual gobierno piensa que el movimiento social no tiene comprensión crítica o urgente que el agua de la Sierra es vida para Maracaibo y toda la cuenca del Lago. Pretenden que las personas no vean la falacia en entregar el líquido vital para toda la vida de un territorio seco y árido y llamarlo progreso, desarrollo, hasta “revolución”. 

El Decreto 1.606 aprueba la exploración y explotación de24.192 hectáreas de carbón y otros minerales asociados con la producción de energía sobre los Montes de Oca (Sierra de Majayura) el norte lindero natural con Colombia hasta la margen norte del río Socuy. Si esto no fuera suficiente, la empresa transnacional China con quien es el convenio, Sinohydro, exige más carbón, presionando a los técnicos de PDVSA “incluir en un mismo Plan de Financiamiento el Proyecto de la Planta Termoeléctrica a Carbón y el Proyecto de Recuperación de las Minas de Carbón, esto con el fin de asegurar el suministro confiable de carbón a la planta” (Proyecto. Planta Termoeléctrica a Carbón). Esta política se concretiza en Carbozulia ahora bajo la presidencia del Coronel Carlos Antonio Cabré Córdoba.

En marco de los dos años desde el fallecimiento de Hugo Chávez Carbozulia realizó una actividad conmemorando su legado. Cabré “la mejor forma de preservar el legado que dejó el Comandante Chávez es cumplir con las exigencias  de este momento histórico, en ese sentido, con el apoyo del Gral. Erling Rojas Castillo, presidente de PDVSA Industrial y el compromiso de todos los trabajadores de Carbozulia recuperaremos la producción de carbón en el estado Zulia”. Bastante el descaro pagar homenaje a una persona, hablar de su legado e ir totalmente en contra sus palabras tan claras que él se quedaba con los ríos y los bosques y que ese carbón quedaba debajo del suelo.  

Todas estas rupturas con la posición final de Chávez sobre el carbón en la Sierra de Perijá  y los recientes atropellos de indígenas Ye´kwana y Sanema por parte de la fuerza pública en el Estado de Bolívar no deja bien parado el Estado Venezolano frente sus ciudadanos anti capitalistas, ecologistas e indígenas y mucho menos frente sus equivalentes internacionales en momentos tan difíciles donde hay intenciones de golpe de Estado en el país. Estos hechos solo confirman que el proceso Bolivariano en Venezuela ha continuado un proceso arrasador con la naturaleza y la ecología de los territorios que existe desde mucho antes que el chavismo llegara al poder. Se reconoce que adentro las filas del chavismo hay personas ecologistas que intentan exigir coherencia dentro del proceso del Estado sino esas personas son pocas y no han tenido mayor poder de decisión o influencia en las políticas del Estado, ni en los procesos pedagógicas populares de corregir esta mirada hacia la Tierra.

La eliminación del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente por crear el Ministerio de Eco-socialismo por parte de Maduro y la creación de múltiples rutas y parques ecológicos en el Estado de Zulia (muchas que están bien concebidas y administradas pero otras en estados de abandono y otras que sus creaciones perpetuaron mayor daño ambiental) por parte de Cárdenas simplemente han servido como una fachada, un lavado verde. Igual que empresas como Pacific Rubiales, Endesa o Ecopetrol usan la práctica del lavado o brillo verde para aparentar que realmente están enfrentándose con los mayores contribuyentes a la contaminación de este planeta y aumento de cambio climático, también se reflejan en los planes de las estatales extractivistas que están dentro del gobierno que encabezan Maduro y Cárdenas.

Después del compartir de pensamientos que surgieron por medio de explorar Mesoamérica Resiste y el Verdadero Costo del Carbón se culminó con la última actividad de la noche, proyección de películas. Esa noche se mostró Abuela Grillo, un corto realizado por un estudiante de Mérida que se llama Wayuumaana  y el largo Macuro.  Las películas, el taller de los telones y el de tejido de sombrero nos contribuyeron a un día dinámica donde se trató el problema al igual de las soluciones a los desafíos ante el Río Socuy y toda la Cuenca del Lago de Maracaibo. 

La Organización Wayuu Maikiralasalii, los varios colectivos, movimientos y abejas nacionales e internacionales que defienden la lucha por la vida, el agua, la tierra y la vida están listos para otra batalla en contra los intereses extractivistas, arrasadoras de vida y territorio, así se disfracen de socialismo o sea el capitalismo.  Ya se han realizado las primeras movilizaciones de calle que dejan entrever el musculo del movimiento social luego de un proceso de socavamiento de su autonomía por influencias del chavismo. Lo aproximo es convocar a una asamblea popular el día 23 de marzo, frente a la gobernación del estado Zulia, para encarar al gobernador y preguntarle: ¿porque el gobierno se empeña en un modelo destructivo y no recibe con buena fe la propuesta de energías limpias que proponen los movimientos sociales?

Como la Guajira, la Sierra de Perija es una sola, la frontera no divide y el carbón, los bosques, los río, los animales, los Wayuu (y los Yukpa y Barí) son uno solo y lo que se hace de un lado de esta región nos afecta a todos tanto personas en los territorios hoy llamados Venezuela, como Colombia.

En todas las visitas que tenemos al río Socuy, siempre quedamos con ganas de quedarnos y de volver, alegres del compartir y retomar tejer y caminar con lxs compañeros del proceso del río. Siempre nos llena el ser de poder compartir con los habitantes no humanos del Socuy que se nos acercan sin miedo como la babilla, los loros, tucanes, guacamayas, serpientes, monos araguato y araña, pero esta vez tuvimos en el privilegio especial de una nutria joven que se acercó apenas a un metro de distancia explorándonos con la misma curiosidad que nos tomaba con alegría y emoción a tener un ser tan poderosa, bonita y especial como es un guardián del agua como es la nutria.   Con esta última visita contribuyendo en gran parte a una historia larga de visitas e intercambios especiales en el Socuy, esperamos con mucha anticipación de poder volver y con más tiempo y calma seguir tejiendo y creando nuevos procesos por la defensa de la vida, el agua y el territorio.  Si hay personas o entidades que quieren apoyar a nuestro trabajo con la Organización Wayuu Maikiralasalii, la lucha en contra la minería de carbón en la Sierra de Perijá o en pro del desarrollo de proyectos de reforestación agro-ecológico y Meliponicultura en el río Socuy se puede poner en contacto con polinizaciones@gmail.com.