jueves, noviembre 12, 2009

LA GUERRA TÓXICA, DE NUEVO AFECTA A LAS COMUNIDADES DEL SUR

No fueron escuchadas las advertencias y solicitudes del Alcalde de Balboa la semana anterior, ni de los municipios en la reunión de alcaldes del sur con el Director Nacional de la Policía Antinarcóticos, Luis Fernando Támara, el gobierno nacional en lo que va corrido de la presente semana viene realizando fumigaciones indiscriminadas con glifosato en el sur del departamento, la Cordillera Occidental y región del Patía.

A pesar de las explicaciones técnicas sobre las fumigaciones, donde “se garantiza que la población no saldrá afectada”, el resultado es contrario. Evidenciado el 26 y 27 con las aspersiones a los Municipios de Argelia y Balboa, y desde el 28 en la zona cálida de Bolívar, impactando a los Corregimientos de Lerma y Carbonera. En inspección realizada por líderes y la Personería de Bolívar el día 29, se recogieron denuncias de las comunidades campesinas y afros, demostrando el daño a fuentes de agua para consumo y a distritos de riego, a animales silvestres y domésticos, y a cultivos de pan coger y comerciales, como plátano, yuca, pasto de corte, maíz, caña panelera, frutales entre otros, dándose pérdidas económicas, y riesgo para la salud de las familias rurales.

Frente a este nuevo hecho de agresión e imprevisión oficial, con las fumigaciones aéreas que realiza la policía antinarcóticos por orden del gobierno nacional, el Comité de Integración del Macizo-CIMA, la Fundación Estrella Orográfica del Macizo Colombiano-FUNDECIMA, y el Comité Regional de Sembradores Agroambientales del Macizo, denunciamos la afectación ambiental a los territorios, a la economía y a la salud de las familias y comunidades, y a sus cultivos lícitos de renta y de subsistencia.

Mientras desde el Ministerio de Agricultura se hacen negociados con terratenientes y socios del presidente, asignándoles los subsidios no reembolsables del Agro Ingreso Seguro-AIS, en el Cauca, se afectan experiencias probadas y demostradas como alternativas de bienestar e incluso de rentabilidad por las organizaciones y comunidades frente al fenómeno de los cultivos de coca, expandidos a expensas de la pobreza y abandono, y la ausencia de incentivos para los pobladores rurales. Son afectadas las Fincas Agroambientales, los Cultivos Asociados de pan coger y de renta, la promoción de usos y derivados lícitos de coca, como su rescate cultural, alimenticio y medicinal, propuestas y proyectos a los que no se les brindan garantías, a pesar de los apoyos de Agencias de Cooperación Internacional, de la Unión Europea y el mismo Gobierno Nacional con Acción Social.

Ante estos acontecimientos alevosos Requerimos:

  • Al Gobierno Nacional y a la Policía Antinarcóticos la Indemnización y Compensación a las comunidades, en particular a las familias beneficiarias de nuestro Programa Agroambiental del Macizo, por los daños ocasionados a su salud, economía y entorno natural.
  • A los Gobiernos Nacional y Departamental, ha reconocer y apoyar las iniciativas institucionales y comunitarias exitosas, dándoles las garantías y el tiempo adecuado para su consolidación.
  • Igualmente a diseñar una política realista Concertada, Gradual y Voluntaria de recuperación y de prevención frente a los narcóticos, que vaya acompañada de Sustitución con Garantías de Capital de Inversión, de Asistencia Técnica, de Infraestructura y Equipos, de Comercialización y Transformación, entre otros.
  • Definir un Procedimiento acorde a la realidad de pobreza y abandono, donde no se dé trato de guerra y delincuencia a las comunidades que desarrollan economía campesina, e incluso a las que vienen haciendo sustitución voluntaria y desarrollando cultivos alternativos, permitiendo la réplica ampliada de experiencias ya mencionadas, o Programas como “Sí se puede” con que la Gobernación de Nariño viene probando otras opciones en los Municipios de Leiva y Rosario.
  • A las autoridades municipales del Sur del Cauca y Norte de Nariño, los instamos a persistir en su esfuerzo de transformar la política de interdicción y la búsqueda de soluciones adecuadas para las comunidades.
  • A los organismos de control, ambientales y de salud a recoger las denuncias de las comunidades, realizar los procedimientos necesarios y tomar las medidas adecuadas.
  • A los organismos defensores de DH nacionales e internacionales a requerir al gobierno nacional por el respeto y garantías a las comunidades de bien así haya cultivos de coca en la zona.

CIMA FUNDECIMA COMITÉ REGIONAL AGROAMBIENTAL

Imponente Macizo Colombiano, Octubre 30 de 2009

¡Cuesta arriba por Vida Digna, Integración Regional y Desarrollo Propio!